¿Oro, Burbuja o no?

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

18 de noviembre 2011

Si el oro fuera adoptado como reserva o fracción de reserva de las monedas del mundo, aún así pudiera entrar en burbuja y terminar quedándose en su lugar correspondiente como reserva. En dicho caso la caída dependería de la magnitud de la altura que alcanzara la burbuja pero se mantendría firme en la posición justa y no en los $250 a donde cayó en el año 2001 cuando el fisco de los Estados Unidos mostraba superávits y el banco central británico, después de muchos otros bancos centrales, vendió la mayoría de sus reservas. Podemos dar por garantizado que los británicos y los españoles se opondrán a cualquier configuración que plantee al oro como reserva.

Si exploramos un poco las posibilidades que tiene el oro de regresar a sus origines como respaldo de la riqueza mundial y que datan desde finales de la edad de piedra, teniendo en cuenta que tanto las clases políticas como la mayoría de los académicos están en contra de tal restablecimiento, las pruebas indican lo contrario; según indicaba el cable diplomático de Wikileaks, los chinos están acumulando oro por lo bajinis a diestra y siniestra. Algunos medios de comunicación norteamericanos han sugerido la posibilidad de que los Estados Unidos vendan el oro de Fort Knox, más de 8.000,00 toneladas para pagar parte de la deuda -a tal sandez el congreso ha hecho oídos sordos. Algunos medios europeos de comunicación han insinuado que Alemania ponga como aval sus reservas de más de 3.400,00 toneladas para respaldar el EFSF, a lo que el ministro de finanzas alemán, sin demora, respondió que “el oro de Alemania es intocable”. Italia con más de 2.450,00 toneladas y Francia con más de 2.400,00 toneladas ni siquiera han discutido el asunto. Entre los países mencionados, incluyendo China con más de 1.050,00 toneladas y Suiza con más de 1.000,00 toneladas (España se coloca por debajo de Líbano con tan solo 281,6 toneladas y México que es uno de los mayores productores de oro del mundo tan solo tiene 100 toneladas) acaparan más del 50% de las reservas mundiales de oro.

Entonces, si los países más poderosos de la tierra repudian el oro como reserva mundial, ¿por qué a los políticos no les interesa la austeridad que el oro exige? Y a la vez no quieren soltar ni un gramo, y el sistema de moneda fíat se ha convertido en insostenible porque los gobiernos alimentaban el “estado de bienestar” con deuda y más deuda -no hace falta repetir los problemas de Occidente porque los vivimos a diario -la conclusión de la retorica es que tarde o temprano el mundo tendrá que regresar a lo que hasta hace cuarenta años fue un sistema monetario sostenible, demostrado, sencillo y tangible.

Especulando por especular puesto que dadas todas las variantes es imposible estipular el precio que debiera tener el oro, lo que sí es cierto es que el precio reside bastante más alto de lo que en la actualidad está. Partiendo de los datos de abajo, podemos vislumbrar algún rayo de claridad:

3 conceptos para intentar estipular el precio del oro

•      Si USA utilizara la variable 1 y 2, el precio del oro seria aproximadamente el precio actual ($1.700) y la moneda estaría respaldada por oro en aproximadamente un 17% (tradicionalmente los Estados Unidos han respaldado su moneda con un 40% e Inglaterra en el siglo diecinueve respaldaba con oro un 20%).

•      Si USA utilizara las tres variables, descontando la deuda, el precio del oro seria de $3.200 con un respaldo de oro del 17%.

•      Si el respaldo se acercara a los niveles históricos de los  EEUU (40%), el precio sería de unos $7.500.

•      Si USA, CEE y China incluyeran las tres variables y respaldaran sus monedas en un cien por cien el precio de la onza de oro seria:

•      $44.000 al 100%

•      $22.000 al 50%

•      $11.000 al 25%

Cada quien que saque sus propias conclusiones, lo que sí puedo decir es que el 100% y el 50% están categóricamente descartados. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que las tres bases mencionadas son solamente el 60% de las variables del mundo y un 50% de las reservas de oro del mundo. Aún así, si un solo país de economía decente decidiera instalar el oro como reserva, buena parte del mundo levitaría a dicha moneda. Consecuentemente las monedas fíat del resto de los países perderían considerable valor e inevitablemente, a regañadientes o no, el resto del mundo tendría que acceder a las “nuevas” condiciones.

Siendo los anteriores tan solo ensayos, ya se barajan en algunos círculos inteligentes. Como se suele decir en Sajonia “la prueba de la receta está en el pudin,” sin embargo, en este caso la prueba está en el precio actual del oro.

Con referencia a los artículos que se refieren al oro en los blogs y otros medios, es comprensible que el público especule con comentarios que preguntan o afirman que el oro está en burbuja.  Lo que no es comprensible es que los profesionales de la inversión, los analistas, los brókeres y otros cuyo trabajo es velar por los intereses de sus clientes y por el desenlace feliz de sus carteras, manifiestan donde quiera que si la burbuja del oro tal o que si la burbuja del oro cual y que si el oro bla…bla…bla.

¿Cómo es posible o aceptable que los que nunca vieron la burbuja del internet a principios de este milenio y que los que tampoco vieron la burbuja de la inmobiliaria y del crédito, ahora ven burbujas hasta en la sopa y declaran burbujas donde no existen? Las comisiones de valores debieran crear un DNIB (Documento Nacional de Identidad de Burbujas) exclusivo para la certificación de la credibilidad de los neo-caza-burbujas y que a la vez dicho documento indicara que burbujas previeron y cuando para que con dicha acreditación puedan vaticinar presentes y futuras burbujas. Si crearan una burocracia nueva para trámite y concesión del nuevo DNIB, os puedo asegurar que los nuevos burócratas se morirían de hambre.

Cuando el oro entre en burbuja, si entra, y posiblemente entrará, la burbuja será tan obvia que nadie la verá, o casi nadie. Esa es la naturaleza de las burbujas – tan obvias y a la vez tan elusivas. La naturaleza de un activo en ciclo alcista como en este caso es el oro, es hacer creer a la mayoría que el activo está en burbuja para que no tomen posiciones. A mediana trayectoria y a punto de despegar en vertical como un cohete espacial, cuando la mayoría no resiste la tentación y finalmente se entregan al morbo de la avaricia, los medianos escalones de la burbuja todavía permiten que en ella se gane dinero para engolfar a la mayor cantidad de muchedumbre posible que guiados por la ambición y por los triunfos de los amigos, familiares, compañeros de trabajo etc., se vierten en ella de pies a cabeza, con dinero propio y prestado. La culminación de la burbuja produce euforias y la ruptura delirios, después ruinas, divorcios, enemistades y sobre todo grandes dosis de humillación y agonía.

La biósfera de la burbuja es tan colosal que es imposible distinguirla puesto que se vive dentro de ella y se respira su atmósfera embriagadora que adormece el sentido común e incluso inhibe la necesidad de indagar su lógica.

¿Cómo sabremos que el oro está en burbuja?

Es imposible determinar cuando el oro entrará en burbuja y exactamente cuando explotará, podría ser en unos meses, años o décadas, y tampoco si este fuera adoptado de nuevo como respaldo y reserva mundial, quizás nunca. Lo que sí puedo decir es que cuando entre en burbuja, si entra, aquí la identificaremos y actuaremos al respecto.

Generalmente, la burbuja puede identificarse cuando los ciudadanos que nunca tuvieron interés en el metal empiezan a comprarlo, cuando las joyerías no dan abasto, cuando en la televisión y la radio no se habla de otra cosa, cuando se comenta en las partidas de tute, cuando es la comidilla de los bares, cafés, chiringuitos, corrillos, cuando es recomendado como inversión en las publicaciones económicas y no económicas más prestigiosas, cuando tu banco y/o bróker te lo recomienda e incluso te empuja a invertir en el precioso metal inventando astucias complicadas y esotéricas con las que el riesgo es todo tuyo y las comisiones y beneficios de ellos, cuando el que no tenga oro es un don nadie, cuando todo el mundo luzca gruesas cadenas y brazaletes de oro, cuando los astutos timadores intenten venderte con gran descuento algún metal amarillo como si fuera oro, cuando los restaurantes de lujo decoren sus manjares con finísimo papel de oro importado de Italia donde lo obligan a adelgazar hasta micras colocándolo entre dos pellejos de oveja y golpeándolo con anchos martillos de madera hasta que los átomos casi se rinden, cuando el Rolex, Longines y Omega de oro vuelvan a rescatar la dignidad perdida y cuando los dientes de oro reluzcan de nuevo en las dentaduras de la afluencia  etc. etc., etc. ¿Consideras que el oro está en burbuja? ¿Tienes Oro?

 

Publicado el martes 15 de Noviembre en el blog de Invertia con el título, ¿Podríamos volver al patrón oro?:
http://blogs.terra.es/blogs/invertia-blog-yoinvertio/archive/2011/11/16/191-podr-237-amos-volver-al-patr-243-n-oro.aspx