Euros Frescos a Cambio de Mugre

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

3 de febrero 2012

No es sabido a ciencia cierta si fue un guiño, un susurro o alguna otra discreta insinuación. Tampoco se sabe si la sugerencia fue intermediada por Lagarde o si provino a través del jefe del Banco Central Alemán. Lo que sí sabemos es que Merkel dio el brazo a torcer para que Draghi utilizara una gambeta originada en el ingenio financiero del seno de los hombres de Goldman. Con dicho ingenio y artimaña, los hombres de Goldman, al igual que hicieron antes de la crisis en Grecia y otros países, sacaron un conejo de la chistera para que el BCE pudiera imprimir euros frescos y a la vez negarlo. De esta manera Merkel salvaría su pellejo político ante la cofradía germana que claramente se ha manifestado en contra de las imprentas.

Me refiero al programa denominado LTRO*. Bien le llamen REPOs*, LTROs u otros embrollos inventados para crear confusión y diseminar desinformación, imprimir dinero es eso y no otra cosa. Como se explica debajo, no existe ninguna diferencia entre la hoja de balance general de la FED y la hoja de balance general del BCE. Bernanke imprimió, en dos tandas, más de 3 trillones (escala corta) de dólares. En la primera tanda compró mucha de la basura toxica que los bancos mantenían en su balance general y se la pagó a estos a precio de activos de primera categoría. En la segunda tanda compró bonos del tesoro estadounidense, los cuales el tiempo también probará que son basura – ahora están rumiando otra tanda de compra de porquería para que, según ellos, el desempleo disminuya. La FED compró todo lo anteriormente mencionado con la esperanza de “algún día” venderlos y recuperar el dinero “invertido.”

La hoja de balance del BCE muestra que ambos, Trichet y su sucesor imprimieron $3,55 trillones. Con el dinero fresco compraron bonos basura de diferentes soberanías, REPOs a nueve meses y un año y LTROs a tres años. Para finales de febrero, también estos están rumiando la posibilidad, casi absoluta, de lanzar otra tanda de LTROs, u otra picardía parecida que ayude a confundir más al ciudadano. También el BCE espera poder vender estos instrumentos “algún día” y poder recuperar el dinero “invertido.” La creatividad que demostraron a la hora de inventarse el vehículo de los LTROs fue tan audaz que temporalmente confundieron incluso al dinero inteligente y al oro.

La desconfianza interbancaria en diciembre llegó hasta tal punto que las empresas tenían que financiar a los bancos a muy corto plazo. Es decir, las palomas ayudaban a los gavilanes. Los hombres de Goldman, junto con frater Draghi idearon una maquinaria “legal” para capitalizar la insolvencia de la banca e inyectar enormes cantidades de liquidez al sistema monetario europeo y de esta manera matar dos pájaros de un tiro. Así, relajando el BCE las normas de lo que antes se consideraba un activo basura, que ya eran bastante bajas, y con un cargo nominal del 1%. Por una parte, a cambio de activos aún más cutres le da a los bancos mucho más dinero del que necesitan para ahogar la insolvencia. Por otra parte, con el dinero que les sobra, la estratagema da a los bancos la oportunidad de invertir parte del excedente en préstamos que estimulen las economías, y la otra y más importante parte invertirla en acosados bonos periféricos.

La parte del estímulo de las economías en tiempos de crisis no funciona tan bien como debiera, porque al que necesita dinero no se le da porque no puede devolverlo, y al que se lo dan no lo quiere por lo arriesgado que es invertir en tiempos de crisis; sin embargo, los que han tenido cataplines han creado muchos de los mejores negocios/empresas de la historia desde el seno de las peores crisis que el mundo ha vivido. Como decía, según lo que los sabios de la fraternidad arriba expuesta preveían, la mayoría de la nueva liquidez caída del cielo del BCE, terminaría fluyendo hacia los bonos periféricos que a su vez aliviaría el agobio de las tesorerías periféricas. Al principio la gambeta no dio resultado porque los desconfiados bancos, después de realizar el trueque con el BCE, se quedaban con la liquidez necesaria y el resto lo volvían a depositar en el BCE; parte por incertidumbre, parte por desconfianza y parte por cancelar el pago del 1% con el cobro del 1%, al menos durante el periodo de resguardo. No pasó mucho tiempo hasta que los bancos se dieron cuenta que la unión hace la fuerza y que si muchos pujaban en las subastas, sobretodo españolas e italianas, no solamente podían ganar dinero en el diferencial del 1% que les cobra el BCE sino que podrían recuperar algunas e incluso muchas de las pérdidas de los bonos que ya tenían en sus carteras y a los cuales les estaban perdiendo enormes cantidades del capital principal.

Lanzándose la banca a la potencial salvación de la doble estrategia insinuada por la soguilla del BCE y viendo el BCE que la cosa funcionaba, ¿por qué no repetir la operación reciclando más basura? Puesto que el nuevo negocio del reciclaje parece que está dando resultado, ¡a reciclar se ha dicho! Aunque el BCE acepta basura, no acepta estiércol, entonces la nueva moda para los bancos es la de tocar a las puertas de los fondos de inversión y de las compañías de seguro para intercambiar temporalmente, ofreciendo buena prima, el estiércol de los bancos por la basura de los fondos y aseguradoras. De esta manera van con los vagones llenos de basura con destino al BCE donde descargan basura y cargan euros –todos los cómplices lo saben y todos permutan. Por las razones que he expuesto, presagio que a corto y medio plazo la recapitalización indirecta de los bancos, los intereses de los bonos periféricos y la subida de estos mismos bonos, TEMPORALMENTE producirán considerables beneficios en el balance de resultados de la banca en el primer trimestre del 2012 y a partir de ahí varios trimestres más. El peligro a la bancarrota de muchos bancos ha disminuido considerablemente. Como consecuencia, en buena medida también ha desaparecido el peligro para los depositantes no cubiertos por las garantías de los gobiernos. También es factible que las acciones de los bancos suban considerablemente durante los próximos meses. En lo que respecta a las consecuencias económicas a largo plazo, tanto para bancos como para gobiernos, en su día se hablará de ello. Mientras tanto, si la segunda ronda de LTROs es mayor que la primera tanto en cuantía como en éxito, es posible que, temporalmente, Europa se salve por el canto-un-euro.

Cuando los susurros citados en el primer párrafo llegaron a los oídos de Rajoy, Rajo-y-se Rajoy y decidió no instituir el banco malo. Lo cual no solamente era buena idea sino la única que podría salvar la banca española. Sin embargo, ahora, ¿para que necesita España un banco malo si ya existe uno más grande y más malo donde depositar la morralla? A pesar de la gran impunidad de la banca que quizás fue la mayor responsable de la actual crisis -el dinero es la sangre de cualquier economía moderna y los bancos el corazón que la bombea- Por eso los gobiernos se ven forzados a salvar la banca como sea, sobre todo la gran banca, y son rehenes de ella.

Guerra de devaluación monetaria mundial

En lo que se refiere a las imprentas nos encontramos en una coyuntura histórica. Ningún país quiere tener moneda fuerte, la manera más eficaz para devaluar la moneda es la utilización de las imprentas. Arriba he explicado la hoja de balance americana y europea, pero los británicos, japoneses, suizos, australianos y en definitiva todos los países exportadores del mundo están obligados a hacer lo mismo y lo han hecho para poder seguir exportando y mantener a flote sus economías. Ahora bien, el exceso de dinero siempre encuentra lugar donde filtrarse y no es posible predecir donde se filtrará – a esto se le llama consecuencias no intencionadas. En otras coyunturas similares dadas a través de la historia, buena parte del exceso de dinero termina filtrándose en activos tangibles como inmobiliaria, tierra rural, terrenos urbanos, arte, diamantes, esmeraldas, rubíes, oro, plata y algunas materias primas. En tiempos de devaluación que siempre es seguida de inflación, todas las inversiones citadas mantienen su valor a largo plazo. A veces, al igual que está ocurriendo ahora, hay que esperar algún tiempo hasta que las imprentas le ganen la batalla a la parte deflacionaria de la estanflación. Una vez que la balanza comienza a inclinarse hacia la parte inflacionaria de la estanflación, la inflación comienza a adquirir velocidad exponencial y a causar estragos, empobrecimiento y caos en todos los mercados y activos.

Desde mi punto de vista la mejor protección contra lo que he citado es el oro/plata. Si leéis lo que he escrito,  explicando y anunciando desde mucho antes de que estuviera de moda, “la única solución temporal contra la crisis son las imprentas.” También he ofrecido y continúo ofreciendo soluciones de protección contra las imprentas para el ciudadano de a pie. La cantidad de ruido es impresionante; los brókeres dicen esto, los bancos lo otro, los políticos dicen tal y los economistas cual. Sin embargo la gran mayoría de los citados, aunque razonan con palabras inteligentes y sofisticadas, en realidad no comprenden la coyuntura económica del mundo actual porque ninguno de ellos ha vivido tiempos parecidos, ni adquirido los conocimientos necesarios porque ninguna universidad incluye en el curriculum ni enseña en las palestras puntos de vista diferentes que puedan competir con la ideología establecida, la Keynesiana. Para ellos, todo lo que no derive de dicha ideología es como hablarles en marciano. Lo sé por experiencia propia porque tengo amigos y conocidos que son economistas y no conciben la coyuntura ni las consecuencias. Para nosotros la solución es descartar el ruido sin sentido y estático que ofrecen los paganos de la economía y la charlatanería de los que actúan para beneficio de sus propios intereses. La solución es más sencilla de lo que parece. ¿Tienes Oro?

P.D.: para los que estéis interesados en conocer mi opinión acerca de Krugman y el artículo que escribió acerca de aumentar la competitividad en España reduciendo los salarios un 20%, en este enlace, bajo el título ¿Premio nobel de qué?, podéis leerla en un artículo que escribí el 29 de noviembre del 2010.

* LTRO: por sus siglas en inglés, Long-Term Refinancing Operation. Una operación de refinanciación a largo plazo. REPO: por sus significado en ingles, Repurchase Agreement. Son operaciones en las que se otorga un crédito con garantía en títulos o valores.