Metamorfosis

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

20 de julio 2012

Durante las últimas semanas y días, estamos viendo que la mayoría de los activos están tan revueltos y aturdidos como una batalla marítima del siglo XVII. Los que generalmente navegaban en la misma dirección ahora navegan en contrapartida, unos navegan a favor y otros a contra. Los que generalmente navegaban a la contra de los anteriores, ahora también navegan tanto a favor como en contra. Los activos están moviéndose dentro de un desmadre frenético que da la sensación de un anarquismo que opera dentro de un desbarajuste regulado por un caos controlado al estilo quantum, macro universal, o ambos.

Primero tenemos la discrepancia entre el oro y los mercados de valores. Por la forma en que cotiza, el oro dice (indica) que Bernanke todavía no está listo para implementar el QE3 (relajación cuantitativa  3). Los mercados de valores cotizan como si el QE3 fuera ya un hecho. ¿Entonces a quien creemos, al oro o a los valores? A veces, el crudo, el cobre y el resto de las materias primas forman filas detrás de sus líderes, oro y plata, para defenderlos. A veces les dan la espalda y pretenden que ni siquiera están emparentados.

Siguiendo las contradicciones, los bonistas cada vez se atropellan mas para situar su dinero en bonos que pagan devoluciones negativas. Lo cual es preocupante porque, a la hora de anticipar caídas de los mercados de valores y de otros activos, los bonos suelen ser el indicador más importante. Por otra parte, para desmentir todo lo dicho, el maíz (etanol), la soja, el trigo y el resto de los granos sin procesar, nadan a contracorriente, marcan alzas sin descanso y arruinan a los exportadores mayoristas con precontratos a precio fijo establecido. La razón dada para justificar la divergencia es la patología climática que desde el invierno pasado está trayendo sequias que agrietan los campos productivos de los Estados Unidos y otros países súper productores de los géneros mencionados.

Desde otro flanco, debido a hallazgos de nuevos y monstruosos yacimientos de gas natural, el precio (en USA) de esta fuente energética ha sido arrastrado por los suelos y ha roto todos los parámetros que en el pasado servían para valorar los diferentes productos energéticos en cuanto a las calorías que ciertas unidades establecidas producen. Consecuentemente, el bajo precio ha llevado a muchos de los productores de este a la bancarrota. La bancarrota elimina productores e iguala el nivel de la oferta y la demanda; por tanto, el precio del gas natural parece haber tocado fondo. Digo “parece”, porque si los cálculos que se barajan son ciertos, el gas natural descubierto hasta ahora con la nueva tecnología llamada agrietamiento subterráneo hidráulico sería suficiente para suplir todas las necesidades energéticas de los Estados Unidos durante los próximos 100 años. Bajo mi punto de vista, a medida que la tecnología mencionada sigue buscando nuevos yacimientos de crudo que también producen gas natural como producto derivado, y mientras se construye la monstruosa infraestructura que convierte el gas en líquido para permitir su transporte y exportación con facilidad, el fondo del precio del gas natural no parece estar tan claro y quizás sea un fondo falso con rebote y recaída secundaria –veremos. Curiosamente, la caída de los precios del gas natural en USA no ha influido ni arrastrado los precios del gas natural en Europa y en otros países. La razón de este singular fenómeno, a mi parecer, no puede estar fundamentada en otra cosa que no sea la falta de infraestructura actual de licuación y transporte.

Como contrapartida de todo lo dicho arriba, la estadística de lo que en Wall Street se llama ”internals” (fortaleza de la demanda de valores) ha sido sumamente débil durante las alzas de los últimos meses. Lo cual podría indicar que las alzas sin demanda real han sido producidas por cortos que- temiendo las amenazantes inyecciones de liquidez de las imprentas de Bernanke, Draghi y el resto de los discípulos keynesianos- se deshacen de posiciones y compran acciones para pagar a quien se las deben.

Los mercados están desbarajustados, locos, nada funciona como debería, algo huele mal y no es posible saber que es. Recordad que hace cinco o seis semanas tuiteé que las estrellas estaban alineadas correctamente para que pudiera producirse un CRASH en las bolsas mundiales. Pues bien, las estrellas han deshecho un poco aquella alineación peculiar que tenían cuando escribí aquel tuit. Sin embargo, el olor a estrella estrellada que la alineación referida deja a su paso, se empeña en no disiparse y sigue merodeando las bolsas.

Lo que sí sabemos es que todas estas distorsiones artificiales son producidas a consecuencia de las imprentas. Las imprentas inyectan liquidez en el sistema pero los practicantes que la inyectan (ATSs para los mas jóvenes) nunca saben donde dicha liquidez terminará filtrándose: ¿en qué activos?, ¿en qué mercados?, ¿en qué burbujas?, ¿en qué demonios? Esto también tiene nombre, se llama consecuencias de las consecuencias. Como la mayoría sabéis, porque lo he escrito muchas veces, tarde o temprano las consecuencias son predecibles (inflación), lo que es imposible de predecir son las consecuencias de las consecuencias y el tiempo que tardarán en revertir hacia la medianía histórica. Muchos en Europa, principalmente en España piden a Draghi que vuelva a arrancar las imprentas porque no aguantan el dolor social que los excesos del pasado ahora producen. Los clamores de imprentas son tantos y los chillidos tan fuertes que las conseguirán, habrá imprentas. Mi consejo es que, como dice el refrán por estos parajes de dios, “cuidado con lo que se pide porque podría ser concedido” en tanto que el dolor que hoy parece insoportable podría ser la medicina que mañana se solicite.

Si tenemos en cuenta los afanes reaccionarios explicados arriba, de los activos y otras circunstancias menos vociferadas y analizadas pero importantes, por ejemplo el descenso de las ventas minoristas y de las ventas minoristas excluyendo automóviles, tanto por separado como en conjunto han sido negativas durante 3 meses consecutivos en Estados Unidos. Para que tengáis una idea de lo que esto significa, desde 1967 solamente han habido cinco ocasiones en las que esto ha ocurrido tres meses consecutivos. Cuatro ocurrieron en el 2008 y la actual marca la quinta. Considerando la rareza de que ambas estadísticas minoristas declinen consecutivamente, desde 1947 solamente han habido 29 ocasiones en las que las ventas minoristas mensuales (la estadística de ventas minoristas excluyendo automóviles no comenzó hasta 1967) bajaron tres meses consecutivos. De las 29 ocasiones, 27 ocurrieron durante recesiones económicas o tres meses antes del comienzo de una recesión, en 2 ocasiones fueron inconsecuentes. Lo cual indica que, o estamos en recesión (USA) o estamos a punto de entrar en ella. La verdad es que para muchísima gente la recesión que comenzó en el 2008 nunca ha terminado.

Si también tenemos en cuenta que Europa está al borde del abismo y que, de acuerdo a la estadística del párrafo anterior, Estados Unidos está en recesión o a punto de entrar en ella y que además USA está en proceso electoral, la presión para que el jefe de la FED utilice las imprentas debe de ser atorrante. Después del mitin que a últimos de agosto Bernanke tradicionalmente celebra con sus lugartenientes en Jackson Hole Wyoming, si no antes, las imprentas derrocharan tinta a nivel global, sobre todo en Estados Unidos y Europa, quizás China también y del Japón ni hablemos. Inglaterra ya lo hizo y es posible que por la influencia de las olimpiadas pueda librarse de esta tanda. Si la primera economía mundial entra en recesión y la mayoría de Europa ya está en ella, no hay economía en el planeta que aguante el desafío. Los papeles de las imprentas volaran por las nubes de manera que podrán ser observados desde las galaxias más lejanas.

Muchos gurús vienen vaticinando desde enero que Bernanke estaba a punto de dar rienda suelta a las imprentas. Sin embargo, algo dentro de mí no veía las suficientes razones económicas (aparte de Europa) que justificaran otro empuje masivo de Bernanke. Ahora el caso es diferente- año electoral o no, regañe de los republicanos o no- en vistas de que la economía se desmorona, que el desempleo no cede, y que, según ellos, no hay inflación, las imprentas serán des-enmaromadas y los linotipistas tendrán libertad para imprimir hasta en los ladrillos que sobraron de la burbuja inmobiliaria.

Mientras tanto os recuerdo que ya no falta mucho, que tengáis un poco mas de paciencia, esta es la peculiaridad de un activo alcista de larga duración, te maltrata, te doblega y te asedia hasta que te rindes. Cuando te rindes, de repente se siente liberado y repunta con la tracción de un cohete espacial, dejando atrás a todas las mentes débiles que no pudieron soportar el agobio. No me extrañaría que antes de repuntar hacia arriba diera una última coz repentina y fulminante hacia abajo que lo libere del peso innecesario que le impediría alcanzar la velocidad deseada. Recordad el viejo dicho: “Cuando la oruga se creía que era el fin del mundo, se convirtió en mariposa.”

¿Tienes Oro?