La peste financiera y el patrimonio familiar

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

20 de septiembre 2012

Hola Antolín:

Me llamo ——- y te escribo buscando consejo. Supongo que te acribillarán a

preguntas todos los días y no tendrás tiempo suficiente para responder a todas.

En cualquier caso, aquí te dejo mi historia y, si tienes a bien responderme,

pues te estaré sinceramente agradecido.

 

Me veo repentinamente con la responsabilidad de gestionar un patrimonio notable

por tristes cuestiones familiares, pero reconozco que no tengo ni idea de

economía. No me faltan ni disposición ni capacidad para aprender pero, como buen

aprendiz de filósofo, lamento que los hechos y mi ignorancia caminen tan en

sincronía. Mi primera decisión ha sido demandar a Bankia por el tema de las

preferentes, y la segunda, comenzar a mover el patrimonio a Barclays con el fin

de buscar un mejor asesoramiento y una mayor estabilidad (en teoría, Barclays

está menos expuesto al ladrillo tóxico que otros bancos nacionales). Pero ahora

viene el primer momento de la verdad: ¿cómo diversificar la inversión para

asegurar, en primer lugar, la conservación de este patrimonio y, en segundo, una

modesta rentabilidad que permita sobrevivir a mi familia?

 

(Con un poco de pudor, te resumo la situación familiar para que entiendas mejor

cuáles son mis objetivos: el patrimonio pertenece a mi abuelo, trabajador e

inteligente pero casi analfabeto y octogenario; mi abuela tiene alzheimer desde

hace diez años; mis tíos sufren un retraso mental –uno bastante notable y otro

más moderado, pero este último además es ludópata–; y mi padre, brillante y

trágico al mismo tiempo, murió hace unos pocos años. Nuestro negocio familiar

está en franco declive y sin posibilidades de recuperación. Yo soy la única

cabeza sana en todo esto y sobre mi recae totalmente la responsabilidad. Así

pues, el objetivo es asegurar las condiciones materiales para que mis tíos vivan

el resto de su vida cubiertos y procurar a mi abuelo la mayor estabilidad y

felicidad posibles en sus últimos años)

 

Sobre la diversificación, me han dado varios consejos (la condena del ignorante:

actuar movido por la pura confianza en los demás):

 

– Renta vitalicia: ninguna compañía de seguros ha quebrado nunca. Esto

aseguraría el capital y nos ayudaría a ir compensando los ingentes gastos que

tenemos con mi abuela.

– Fondos de inversión de bajo riesgo, adecuados al perfil conservador de mi

abuelo.

– Algún fondo de riesgo moderado que nos pueda obtener un poco más de

rentabilidad, sólo para invertir una parte menor del patrimonio.

– Depósitos bancarios para el dinero que podamos necesitar en corto.

– Nada de oro.

– Nada de divisas refugio.

 

¿Qué hacer? La verdad es que no me aclaro. Algunas personas muy competentes en

economía me aconsejan tener una buena parte del capital en dólares (y debajo del

colchón), pero luego os leo a Niño Becerra o a ti y desconfío de esta postura. A

nuestro asesor en Barclays le comento la posibilidad de invertir en oro y me

mira con cara de “ni se te ocurra, el oro está sobrevaloradísimo y el batacazo

va a ser de órdago”.

 

¿Qué hacer, entonces, cómo debo invertir este patrimonio? ¿Por dónde empezar a

aprender a valerme por mí mismo, qué estudiar, si los acontecimientos no se

detienen y cada día que pasa es un día más en que el patrimonio puede estar en

riesgo sin yo darme cuenta? Dentro de la cartera que tienes en el blog, ¿qué

compañías están en un momento interesante para invertir en ellas?

 

Gracias de antemano por tu tiempo, Antolín, y perdona las molestias.

 

P.D.: En mi perfil dice que tengo una suscripción gratuita. ¿Hay alguna de pago

y, en tal caso, qué condiciones tiene? Perdona si la respuesta a esta pregunta

está a la vista en la página y yo no me he enterado. He buscado pero no la he

encontrado. Gracias de nuevo.

 

Estimado lector:

Lo siento mucho y simpatizo con la situación familiar que estás viviendo. Es una lástima, a veces la vida nos da limones y, como dice el dicho, lo mejor es hacer limonada. Por la traza de tu escritura, se nota que eres una persona culta y capaz.

Dividiré la respuesta en dos. La primera parte es todo lo que sigue. La segunda, en su gran mayoría, ya la respondí a otro lector que se encontraba en un situación similar a la tuya, excepto en el contexto familiar, y que podrás ver pinchando en el enlace colocado al final de esta primera parte.

Sin ánimo o intención de querer apagar el fuego con más fuego, aunque a veces es lo mejor, sin saberlo a ciencia cierta, porque no lo explicas en tu carta, estoy casi segurísimo que entraste en las preferentes de Bankia (suerte con la demanda, será difícil) por medio del consejo de algún asesor financiero, bróker o director de banco -primer fallo. Asumiendo que efectivamente ese fue el caso (desliz que los lectores asiduos al blog no sufrieron), te has salido de Guatemala para meterte en Guatepeor en el sentido de que Barclays no te aconsejará mejor. Me explico: no importa quién sea el bróker o asesor, aunque si importa que sean solventes y que continúen siéndolo en el futuro. La gran mayoría del personal que emplean los gestores, sean quienes sean, son gente inteligente, con carreras brillantes pero incompetentes con referencia del beneficio del cliente. Sin embargo, son competentes para la institución donde trabajan en cuanto a que, en general, tienen que hacer lo que les dicen desde la cúpula y vender/sugerir los productos que a la institución le conviene porque determinados productos son más rentables para la institución vía comisiones, cargos, retribuciones/mordidas legales de terceros etc.

En cuanto a que los asesores son incompetentes radica en que la gran mayoría es gente joven y sin experiencia, sobre todo cuando se trata de comprender la situación global actual cual confunden con la coyuntura de una recensión corriente y moliente, pero un poco más acusada. Piensan que como siempre la situación actual se resolverá de manera satisfactoria. Es más, sus jefes, ejecutivos y la gran mayoría de las propias instituciones pecan de la misma ignorancia que sus empleados. ¿Por qué? Como he dicho en otras ocasiones, posiblemente en toda la tierra, se pueden contar con los dedos de dos manos todas las personas vivas, en sano juicio, que hayan pasado por una situación similar a la que el mundo está viviendo. Cuando los consejos se dan a cambio de algún beneficio recurrente ligado a algún tipo de activo o servicio, siempre es absolutamente necesario desconfiar. No digo que no hay gente preparada y capaz de aconsejarte para beneficio de ambos, lo que digo es que encontrarlos es una lotería, como mínimo.

Durante muchas décadas, diversificar un patrimonio o ahorros, era pan comido; un tanto en bonos/renta fija, un tanto en acciones/renta variable, un tanto en inmobiliaria, un tanto en metálico, un tanto en divisas, etc. Sin embargo, desafortunadamente para ti, para mí y para el resto de la humanidad, las reglas de la diversificación financiera han cambiado de forma drástica. Algunos activos que antes se consideraban seguros, ahora son de lo más toxico que existe –nitroglicerina pura. Sin embargo, los brókeres y asesores, de todos los colores y sabores, siguen aconsejándolos como lo hacían en aquel mundo que hemos dejado atrás, y no regresará hasta que vuelva a renacer en el futuro, podría durar décadas.

En cuanto a las compañías de seguros sí han quebrado y seguirán quebrando. Pero como el negocio establecido y clientela es tan difícil de conseguir a pulso y consecuentemente valioso, son adquiridas por otras compañías de manera que los prestamistas, si los hubiera, pierden una parte o nada, los accionistas lo pierden todo, se sacuden todos los reclamos existentes y se quedan con lo mejor, con el negocio sano. En este sentido tu renta vitalicia se vería amenazada, o no, no lo sé. Es un asunto del que no entiendo, y por lo tanto no puedo ni debo aconsejarte. Lo que sí puedo aconsejarte es que la “renta vitalicia” si no se ajusta anualmente al índice de inflación, vuestro nivel de vida se vería deteriorado, quizás de manera importante.

Los fondos de inversión de bajo riesgo generalmente invierten en bonos de renta fija: municipal, corporativos, regionales internacionales, pero sobre todo soberanos. Estos fondos, bajo la nueva coyuntura mundial son LOS MÁS PELIGROSOS, más que los de renta variable –no creo que tropieces con ningún bróker o asesor que esté de acuerdo con esta premisa mía –arrieros somos…..

Los fondos de inversión, de cualquier parte del mundo, son la cuna de la rentabilidad mediocre. Pídeles balance de rentabilidad total acumulada, después de gastos, desde el año 2000 hasta el presente y un 99%, si te dicen la verdad, te la mostraran negativa –son verdaderos canceres del ahorro mundial. Cuando vas a quejarte de que la cosa no va bien, su eterna excusa es, “¡jo… macho, mira cómo están los mercados, está todo el mundo igual!” Es cierto que hay algunos buenos y que, en España, se pueden contar con los dedos de una mano. Averiguar cuáles son es tu tarea, creo que Expansión publica una sección, en la edición de internet donde publican la marcha de los mejores y peores fondos. Sin embargo, ni un año ni dos cuenta como trayectoria fiable. Una de las cosas que a mí me gusta mirar, como punto de referencia, es la rentabilidad o pérdidas del 2008, insisto que es solamente uno de muchos puntos de referencia que hay que tener en cuenta antes de elegir el fondo adecuado. De cualquier manera en Europa, en general, cobran demasiada comisión e incluso en tiempos buenos, dicha comisión, a largo plazo, se convierte en demasiada carga para la buena marcha de los ahorros y des-justifica la concesión de responsabilidad financiera a estos fondos.

No estás solo a la hora de no aclararte y por lo tanto no debes de flagelarte por ello. Lo que si debes de hacer es educarte en cuestiones financieras, informarte de unos y de otros y aprender a distinguir el ruido de la armonía –a veces los que parece que hacen ruido son los más armoniosos y viceversa.

La idea de comprar dólares con buena parte del capital para guardar “debajo del colchón” se contradice con la voluntad de tu abuelo de “–Nada de oro, nada de divisas refugio.” En cualquier caso, las personas competentes en economía que te aconsejan utilizar buena parte del patrimonio para comprar dólares, desde aquí te puedo decir que, son tan competentes como el tío mío de granada…..Y es absolutamente la peor idea del mundo, a no ser que seas como un amigo mío que le gustaba jugar al póker y perder ;-). Conjuntamente con los fondos de renta fija, quizás más, sería la mejor manera de reducir el valor de tu patrimonio considerablemente. O sea que, la mejor manera de conseguir una pequeña fortuna con dichos instrumentos, sería la de comenzar con una gran fortuna. El dólar se vendrá abajo-es cuestión de tiempo, quizás no mucho, el euro también.

No me extraña, en absoluto, que el asesor de Barclays no te aconseje invertir en oro porque, por las razones que te he explicado arriba, es algo de lo que no entiende porque su propia historia se lo impide. El hecho de que te haya dicho que el oro está sobrevaloradísimo demuestra su ignorancia e implica que él sí sabe cuál debería ser el precio del oro, lo cual es imposible saber. Ni él, ni yo, ni nadie sabe el precio que debería tener el oro. Lo único que sabemos es el precio que el mercado le asigna y que cambia constantemente. Sabemos que debería de valer el coste de su extracción y explotación más un porcentaje, equis, de beneficio para el operador del yacimiento. Sabemos que vale lo que alguien está dispuesto a pagar por él. Sabemos que ha sido moneda base y reserva  durante milenios, y lo sigue siendo porque los bancos centrales de todos los países del mundo lo atesoran en las arcas nacionales. Sabemos que sube en periodos inflacionarios. Sabemos que nos protege contra las orgias devaluatorias de los caciques al cargo de los bancos centrales y de las políticas monetarias nefastas de los gobiernos. Y sabemos que va a llegar mucho más alto de donde está por las razones que expuse en la frase anterior. Lo que no sabemos es cuanto ni cuándo. Otra distinción muy importante es que la gente y demasiados economistas no entienden que el oro no sube ni baja, son las monedas las que se devalúan o se aprecian con respecto al oro.

Lo principal es que no cunda el pánico y hacer las cosas de forma metódica y perspicaz. Edúcate, vuelve atrás en el blog y lee las muchas causas explicadas y los porqués de la coyuntura global vigente. Lee “La Carta de la Bolsa”, suelen publicar artículos de gente muy preparada. Apaga la televisión y la radio. Cuando leas los periódicos busca opiniones contrarias a las de los beneplácitos, los que opinan que todo se va arreglar de manera satisfactoria, si fuera tan fácil arreglarlo, ¿por qué no han arreglado ya?, ¿si son tan poderosos, cuál es el impedimento? no escuches ni leas a los políticos corruptos y mentirosos, que son todos.

 

Nuestra Cartera está formada por compañías especulativas pero muy bien seleccionadas. Busca diversificación dentro del complejo de los metales precios y nos protege contra la inflación, contra el euro, contra el dólar y contra los bancos centrales del mundo. Sin embargo, aunque aproximadamente la mitad de las compañías de Nuestra Cartera pagan dividendos, los dividendos que pagan no se ajustan, de momento, a lo que tú buscas y necesitas. Mi recomendación es que pidas consejo (especifico) a tu asesor de Barclays acerca de qué compañías, no americanas, con capitalización de más de 10mil millones de dólares/euros pagan un dividendo anual no superior al 5% (entre más alto sea el dividendo más riesgo conlleva) e invertir el porcentaje del patrimonio que consideres necesario para lo que tu familia necesita. Haciendo esto, aunque las acciones de las compañías suban o bajen, la cantidad que necesitas estaría disponible. Estarías protegido de la inflación y dormirías tranquilo. No deberías venderlas en casi ningún caso, sobre todo si hay una crisis del mercado de valores y bajaran puesto que la inflación es más poderosa y tarde o temprano subirían de nuevo, así como sus dividendos. No te aconsejo que inviertas en bancos ni en instituciones financieras. Te recomiendo que diversifiques el porcentaje que decidas invertir dividido en 20%s. 20% en dos compañías de tabaco, 20% en dos farmacéuticas mayores, 10% en gas natural y 10% en eléctricas, 20% en dos de telefonía móvil mayores, 10% en una alimentaria mayor y 10% en una agraria o de fertilizantes. A todo esto te puede ayudar el de Barclays pero bajo las condiciones que te explico arriba, tus condiciones, no las de él. Otra muy buena inversión seria la compra de un edificio de viviendas de alquiler, dependiendo de lo que tu patrimonio pueda, siempre que los alquileres no estén bajo protección de máximos. Este tipo de inversión, pagada al contado, te protegería totalmente de la inflación y te proporcionaría la renta recurrente que necesitas. El resto lo puedes invertir como describo en el enlace del final de la epístola.

La subscripción a Mercados y Burbujas es gratis. Sin embargo como expliqué en la respuesta de la pregunta anterior a la tuya y que puedes ver en la sección de Preguntas y Respuestas, cuando “Nuestra Cartera” llegue al 40% de plusvalías, cerraremos (SOLAMENTE) la sección de Inversiones por las razones que también se explica en dicha respuesta. A partir de ahí, el acceso a esa sección (inversiones) será solamente con subscripción especial de pago.

Excepto la primera compañía de Nuestra Cartera (DNDN) que es una biotecnológica y súper especulativa, el resto, de una forma o de otra, forman parte del complejo de los metales preciosos, He hecho nuevas anotaciones que podéis ver pasando la flechita del ratón por encima de los símbolos de las compañías.

A continuación tienes el enlace a lo que considero la mejor manera de proteger tu capital, el mío y el de cualquier persona que comprenda el deterioro económico, monetario, político, social y demográfico global.

http://www.mercadosyburbujas.com/archives/1433

Suerte y ¿confianza?