Oro Parece Plata no Es…………. ¿Melocotón?

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

28 de septiembre 2012

Hola Toli,

Ante todo, agradecerte el tiempo que dedicas a darnos buenos consejos y a contestar nuestras dudas, porque imagino que de tiempo irás bastante ajustado. También agradecerte el esfuerzo didáctico para con inexpertos como yo.

Es cierto que tengo cierta inquietud por estudiar nuevas oportunidades y me gusta llevar una simulación de cartera con las empresas que voy estudiando. Además me gustan mucho tus análisis y sobre todo tu claridad.

Pero  mi cartera de verdad, en la que confío parte del futuro de mis hijos, es una réplica de M&B. Por lo que de nuevo te agradezco tu dedicación, ya quisieran muchos gestores de carteras y fondos tener los resultados que tiene M&B. Ya quisieran muchos de esos que hay por ahí, dándoselas a bombo y platillo, tener unos rendimientos y sobre todo una claridad de ideas como las tuyas.

Como te he dicho otras veces, cuenta conmigo para hacer la aportación que tu consideres necesaria, no me cabe la menor duda de que ésta sí que es una buena inversión.

Y ahora, aprovechando este espacio, otra pregunta, para cuando puedas. Quizá hasta te dé para un comentario. ¿Qué opinas sobre el futuro de la plata? ¿Qué opinión te merecen las afirmaciones de Jim Rogers sobre ella?

Desde Murcia, Gracias por todo.

 

En principio no sé lo que ha dicho Rogers de la plata, pero debajo te diré lo que opino personalmente. Sigo a Rogers y leo a la mayoría de los grandes gurús, los que tienen trayectorias tendidas y probadas. Sin embargo, aunque a muchos de vosotros os caerá por sorpresa, Rogers y otros obvios listados en la sub-pestaña de “Gurús” no son los pilares de mi entendimiento, enfoque y menos de Nuestra Cartera. Francamente, los mejores, los mas iluminados que sigo, no tienen la popularidad de Soros, Faber, Rogers etc., y consecuentemente no los conocéis. No los conocéis porque no salen en la televisión y raramente publican algo que sale en algún periódico.

Rogers lleva diez años diciendo lo mismo, y añado que bien dicho; agricultura, materias primas, oro/metales preciosos. Desde principio de año, ha estado posicionado en corto en el índice del Nasdaq y desde hace un mes o así ya no lo menciona, lo cual, para mí, indica que cubrió el corto y que perdió mucho dinero. El Nasdaq, desde el primer día negociable de enero hasta hoy ha ganado un 18,8% (S&P un 14%) debido al peso que Apple y Google ejercen sobre el índice y lo que estos han subido este año, particularmente Apple. Lo que no entiendo es que un inversor tan experimentado como Rogers haya estado en corto durante tanto tiempo, sabiendo que el rey de las imprentas, Bernanke no tiene ningún escrúpulo a la hora de usarlas y el peligro que esto conlleva para los cortos, sobre todo cuando hablamos de corto a largo plazo.

Por otra parte, espero que el corto fuera simple y no doble o triple porque por medio de los dos últimos vehículos las pérdidas se multiplican exponencialmente. Ahora, Rogers aboga por invertir en el rublo ruso. No lo sé, la verdad, puede que sea buena idea y que deje mucho dinero, pero hay que recordar que los rusos también necesitan exportar lo que producen y que en esta guerra devaluatoria mundial, el que no devalúa pierde porque exporta menos. Personalmente no confió en el sistema Putin-iesco y no invertiría ni un céntimo en Rusia. Todos sabemos que cuando el gobierno ruso quiere hacerse con una empresa privada, por razones estratégicas o de poder, simplemente acusa al dueño/jefe ejecutivo de algo malo y lo destierran a Siberia o lo meten en la cárcel y se apropian de la empresa por la cara, como en los tiempos de la Unión Soviética. Tampoco invertiría en mineras que tengan minas o propiedades significativas en Rusia.

Volviendo al mundo de las inversiones en corto, uno de mis pilares más importantes es especialista en “corto.” Este hombre conoce muy bien la relación entre las imprentas y los cortos, manejaba un fondo/libre/corto durante más de veinte años, cual cerró, muy inteligentemente, en el 2009. En el año 1999, su fondo/corto estuvo muy cerca de quebrar por culpa de las imprentas del entonces “rey de las imprentas,” Greenspan. Nuestro gurú venía avisando de la burbuja del Internet desde 1997 y navegó bien, en corto, la tormenta de la burbuja. Sin embargo, cuando el Nasdaq despegó en vertical en el 99, estaba convencido de que las sobrevaluaciones no podrían durar mucho más y se metió de lleno para averiguar de primera y dolorosa mano que una burbuja puede durar mucho más de lo que puede durar alguien que apuesta en su contra. Por fin, el año 2000 vino a darle la razón, recuperó sus muchísimas pérdidas y encima ganó mucho dinero. Este cuento es para ilustrar que la experiencia mezclada con dolor es la mejor universidad que existe en el mundo de la inversión, si uno es aplicado y quiere aprender. Nosotros, aquí, utilizamos su mala experiencia y sus conocimientos y nos cuidamos de los cortos en periodos de creación de masa monetaria masiva. No quiere decir que los cortos no funcionen ocasionalmente a corto plazo. Aparte, no todos los cortos son iguales; por ejemplo, llegará el momento que una de las mejores inversiones del siglo será el posicionarse en corto en bonos del tesoro de los Estados Unidos y de muchos otros países del mundo, pero de momento, ojo a la pisada. Como decía mi padre, “el ultimo duro que lo gane otro,” a lo cual añado que tampoco es mala estrategia que el primer duro también lo gane otro.

Mi opinión es que la plata, como inversión, a corto/medio plazo presenta mejor oportunidad de ganar dinero que el oro y es más asequible, en cuanto a precio, para el ciudadano con medios limitados para invertir en metales preciosos. Esto es precisamente lo que hace a la plata más atractiva. La razón es que cuando el ciudadano, digamos normal, se percate de lo que vale un peine, o sea, de lo que está pasando, el oro se habrá disparado aún más y dejará a mucha gente fuera, por lo tanto, la siguiente alternativa es la plata. Si a esto le sumamos las imprentas mundiales (masa monetaria), la inflación que se avecina, la desconfianza en las monedas, los políticos y todo lo demás que vengo diciendo desde hace siglos (o así lo parece) la plata parece ser la receta perfecta contra la enfermedad de la economía mundial.

Ahora bien, todo lo bueno tiene su lado malo, la plata es mucho más volátil que el oro y los precios fluctúan mucho mas drásticamente tanto para arriba como para abajo. Es un mercado mucho más pequeño que el oro y más fácil de manipular. Si la convicción de comprar plata y retenerla, salga el sol por donde salga, no es firme y arraigada, no te recomiendo invertir en plata porque el mercado cruel, que a menudo lo es, te hará dudar de tu convicción y la venderás en el momento menos oportuno para tu bolsillo e inversión. Lo mejor, como siempre digo, es estar diversificado dentro del complejo de los metales preciosos: oro, plata, mineras, perforadoras, etc. Sin embargo, teniendo en cuenta todo lo que he dicho, no tiene nada de malo cargar la mano con un poco más de plata y mineras de plata. Cuando la plata llegue alrededor de $48 por onza encontrará resistencia seria. Cuando esta rompa la resistencia y la resistencia se convierta en soporte, despegará seriamente, ya nos demostró de lo que es capaz en la primavera del 2011; no me extrañaría que durante los próximos 12 meses alcance $100 por onza. Ojo, que esto no es una predicción, es simplemente una observación. Acordaros que ni yo ni nadie sabe el precio futuro del oro o de la plata. Lo único que puedo afirmar es que el precio estará mas alto de lo que está hoy.

Reflexiones

La semana pasada escribí, “lo lógico es que el oro corrija durante los próximos días/semanas,” y así ocurrió. Después de la subida del oro/plata y de las mineras durante las últimas semanas, la corrección es normal.

Desde hace años los vaivenes del oro, del crudo y del resto de las materias primas han estado entre-ligados. Esto es porque todos son activos tangibles, unos tienen demanda por unas razones y otros por otras. Algún día, quizás pronto, los metales preciosos se desvincularán del resto de los activos mencionados, pero de momento el crudo, el dólar y la interrelación entre ambos ordena, manda y determina la dirección del oro y las materias primas. Pienso que por causa del crudo la corrección del oro persistirá durante la mayoría del mes de octubre o hasta que el crudo (el WTI, no el Brent) llegue a $88, y ya estamos cerca. Pienso esto porque el oro necesita digerir las subidas recientes, porque, entre los meses de septiembre a febrero, el mes de octubre es el más débil para el precio del oro, porque estamos en el último tramo de las elecciones presidenciales en USA y el alto precio de la gasolina es letal para la economía y para la reelección del presidente. Porque el presidente tiene poder para bajar temporalmente el precio de la gasolina, ¿cómo? Inundando el mercado del petróleo con las reservas estratégicas nacionales, que son inmensas. Después de las elecciones las vuelven a acumular y punto, aquí no ha pasado nada. Excepto que la demanda del consumo cotidiano del crudo, añadida a la demanda adicional que conlleva reponer las reservas estratégicas nacionales, subirá drásticamente el precio del crudo y consecuentemente el del oro y el resto de las materias primas, y como consecuencia bajará el dólar drásticamente. No estoy diciendo que será así porque soy adivino, no lo soy. Simplemente estoy convencido de mi visión, pero podría estar equivocada. Por eso he reservado el 11% (aproximadamente) del metálico de Nuestra Cartera para, quizás, comprar un poco más barato más tarde. Si supiera a ciencia cierta lo que predigo, vendería todas las acciones de Nuestra Cartera para volver a comprarlas después más baratas. Es posible que el oro todavía suba hasta tocar los $1800 para después continuar con la corrección actual. Con respecto a Nuestra Cartera, preveo que podría perder entre un 3% y un 6% durante la corrección presente, a partir de ahí despegará definitivamente para cerrar un año bandera –espero, pero quiero recordaros que en bolsa no existen los absolutos y siempre hay un roto para un descosido.

Volviendo a la caída del dólar, ese será el punto en que Draghi tendrá que poner las imprentas en funcionamiento a marchas forzadas para que el euro no aprecie con respecto al dólar y para que las economías europeas no se deterioren más de lo que están. No les queda otro remedio, así es y así será. España no debería pedir rescate a Europa, debería dejarlos sufrir, puesto que Draghi comprará deuda española tanto si le gusta a Alemania como si no. Reforma si, austeridad también, rescate no. En otro comentario elaboraré acerca de este tema, España tiene una oportunidad de oro que no debería desaprovechar. Sin embargo, desgraciadamente la oportunidad será desperdiciada y los españoles tendrán que sufrir dos veces; el sufrimiento de ahora y el de después. Si pensáis que el sufrimiento actual es insoportable, no es sino una brisa de mar comparado con el de después. El país que se depure durante la crisis actual será el rey de la inevitable crisis del futuro, cual está en vías de desarrollo.

Con esto y un bizcocho, hasta la semana que viene a las ocho.

Saludos para nuestro amigo de Murcia y para todos los Murcianos.

Aprovecho para dar la Bienvenida a los nuevos subscritores al blog de las ultimas semanas. Os recuerdo a todos que cuando considero que he de compartir alguna alerta importante, entre comentarios semanales, lo hago a través de Twitter. A continuación os dejo el enlace para subscribiros (gratis) a Twitter www.twitter.es . Una vez subscritos, en la zona superior derecha del  blog  podéis pinchar para seguirnos. En un futuro próximo, además de Twitter, mandaremos las alertas directamente al buzón de vuestro correo electrónico. Así que debéis de aseguraros que la dirección de email con la que os registrasteis está vigente.

¿Tienes Oro, Plata?