Macro Análisis de un 2013 Complicado para los Mercados (1ª parte)

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

28 de enero 2013

Hemos hecho una redada, sondeo y escudriñamiento de mentes económicas privilegiadas, gurús y otros videntes con trayectorias económicas demostrablemente acertadas y, en mercados y burbujas, hemos aportado nuestros conocimientos propios de manera que entre todos damos luz a las siguientes hipótesis que pronostican los avatares de este 2013 que promete dádivas primero y expolios después.

La crisis actual que nos azota necesita ser comprendida por todo aquel que quiera conservar su estado de bienestar y requiere una lectura adecuada para entender lo que el 2013 nos augura. Como tal, es necesario diseccionarlo por regiones económicas que a la vez son vitales para la buena o mala marcha de la macroeconomía. Los focos más relevantes y cuyas vicisitudes afectan a la economía global son los siguientes:

China: a pesar de que el gobierno chino quiere mantener un crecimiento cercano al 7-8% mediante la aplicación de diferentes políticas de estímulo económico, su crecimiento real demostrará ser mucho menor, probablemente del 3-4%. Aunque posiblemente aprobarán nuevos paquetes de medidas estimulatorias, las potenciales mejoras no serán sostenibles a medio ni a largo plazo, serán solo mejoras temporales- lo cual es consecuencia del crecimiento creado año tras año mediante estímulos artificiales. El mercado de valores chino podría subir un 20% más durante la primera mitad del año, pero lo más probable es que para la segunda mitad corrija. Esto será significativo para los activos invertidos en países emergentes, para la periferia asiática, para las materias primas y para el crecimiento del conjunto global. En este caso, cuando se habla de materias primas el oro no está necesariamente incluido. Durante los últimos meses el oro parece estar deshaciendo su paralelismo con las materias primas. Lo que no sabemos es si lo seguirá haciendo para contraponerse con las divisas o, por el contrario, si volverá a las andadas del pasado.

Japón: La elección del nuevo gobierno japonés y su mayoría en el Parlamento garantiza una política monetaria expansiva que puede tener un fuerte impacto en su mercado de valores, elevando la renta variable fuertemente gracias al incremento de sus exportaciones. Ahora bien, esto sólo será posible gracias a una importante devaluación de su moneda (yen), consecuencia de los esfuerzos de aquel gobierno para debilitarlo. Hasta la fecha, el yen se ha devaluado un 10% y, después de un potencial rebote, lo más probable es que durante los próximos dos años seguirá debilitándose frente al resto de las principales divisas del mundo. Desde los niveles actuales, el potencial alcista de la bolsa nipona para 2013 es de un 20%, entendiendo que la subida será en términos de moneda local, o sea, yen. Entonces, para invertir en valores de la bolsa nipona también sería necesario contrarrestarlos con un seguro de divisa que ofrezca protección contra la caída del yen puesto que las potenciales plusvalías podrían ser proporcionalmente anuladas.

Adicionalmente, al igual que ocurriría con China, la adopción de una política monetaria expansiva por parte del Banco de Japón puede tener un fuerte impacto sobre sus socios comerciales asiáticos. El consecuente debilitamiento de las exportaciones de estos emergentes, generaría una enorme presión competitiva en las economías emergentes de esta zona del planeta. Si los socios comerciales trataran de estimular sus demandas internas reduciendo los tipos de interés, provocarían una devaluación de sus monedas frente al dólar y seguirían creando lo que se llama entrelazado correlativo- fenómeno que crea consecuencias o ramificaciones que a su vez crean otras consecuencias que en muchos casos son imprevistas. En un mundo en el que el crecimiento global es insuficiente para contentar a todos, todas estas economías se verían obligadas a devaluar sus monedas a través de la creación de aún más masa monetaria, con el objetivo de poder seguir siendo competitivas, lo que podría provocar enfrentamientos sociales y políticos, e incluso despertar antiguas querellas entre diferentes países como ya hemos visto en China y Japón frente a la disputa de los islotes deshabitados del mar de Japón. Dicho de otra manera, si las economías asiáticas ven bajar sus exportaciones porque Japón, por medio de las imprentas, les quita parte de su pastel, se verán obligadas a seguir el ejemplo de este último. También existe la posibilidad de que si el Banco de Japón se negara a seguir implementando una política monetaria expansiva, el Keynesiano gobierno nipón podría desbancar la independencia de dicha institución para ponerla a su servicio y poder alargar la agonía de este país durante un poco más de tiempo. Dado que los problemas económicos de Japón son demográficos y de otras índoles estructurales graves, es solamente cuestión de tiempo para que el imperio del sol naciente se desmorone, quizás menos de dos años.

La Reserva Federal americana fue la que comenzó las peligrosas prácticas de creación de nueva masa monetaria sin control, seguidos por el Banco de Inglaterra y, más tarde, el Banco Central Europeo. Tal y como hemos comentado, últimamente se han unido a este selecto club el Banco de Japón y algunos Bancos Centrales de países emergentes asiáticos.

Con todos los Bancos Centrales imprimiendo billetes sin control, lo normal es que los mercados de valores suban todavía más, especialmente en el primer semestre del año. Pero llegará un punto en el que no lograrán reactivar el crecimiento mundial lo suficiente y los mercados se sentirán decepcionados, probablemente a lo largo del segundo semestre de este año o a principios del 2014.

Consecuentemente, lo más probable es que veamos un aumento temporal en los precios de las materias primas (principalmente petróleo y cobre). Pero los mercados comenzarán a percibir que tanto estímulo monetario no ayudará a restablecer el crecimiento mundial de manera sostenida. Cuando esto ocurra, reaccionaran negativamente.

Europa: el principal objetivo actual de los políticos europeos es mantener la zona euro unida. Sin embargo, el tiempo demostrará que las políticas de austeridad no son sostenibles para los países de la periferia europea, debido al gran rechazo social que provocan, entre otras razones. Si estas políticas de austeridad en los países periféricos no cambian, en dichos países no habrá crecimiento a plazo corto/medio.

La situación es complicada. Mario Monti ha perdido apoyo en el Parlamento italiano y, a las puertas de las elecciones (septiembre) en Alemania, Merkel, para evitar sorpresas desagradables, no realizará ningún movimiento transcendental para la eurozona. Y aunque Alemania, en un momento dado, pueda verse obligada a compartir parte de las deudas de sus vecinos europeos, tendrá que ser el BCE el que arrime más el hombro si realmente quiere sacar del pozo a las instituciones y gobiernos endeudados hasta las cejas. Para entonces, los mercados abandonarán su encanto hipnótico causado por la falsa recuperación de los mercados de valores de la periferia y se darán cuenta de que los problemas fundamentales no solamente no han sido resueltos, sino que se han incrementado con el paso del tiempo. Resumiendo, la mejora de los fundamentales descontados a día de hoy por los mercados y que han hecho subir las bolsas periféricas en estos últimos meses, y que probablemente continuarán subiendo, no se van a hacer realidad. Adicionalmente, lo más probable es que el fantasma de la deuda soberana reaparezca durante la segunda mitad del 2013 o principios del 2014.

Desde hace unos meses, muchos inversores han empezado a mirar con buenos ojos a los bancos europeos. Bajo nuestro punto de vista, en cuanto se refiere a inversión, siguen siendo intocables puesto que sus hojas de balance están hechas trizas y porque creemos que no es buena inversión, al menos a medio plazo. Es posible que durante el primer semestre el euro se acerque a los máximos históricos con respecto al dólar en (1,45). Sin embargo, después se verá afectado por la previsible caída de los mercados de renta variable y el aumento de las primas de riesgo de los países periféricos. En algún punto del segundo semestre comenzará a corregir y lo más probable es que en el 2014 alcance la paridad con el dólar. Una de las razones de la devaluación del euro hasta la paridad será el fantasma de la deuda soberana que, como se ha dicho, podría reaparecer a lo largo del segundo semestre de 2013. Otra, es que esta vez salpicará a Alemania y, como tal, reiniciará la fuga de capitales, pero al contrario de la crisis pasada cuando el capital se fugaba principalmente desde la periferia de la eurozona hacia el núcleo, en la crisis que ahora nos concierne, el capital se fugará de todo el continente europeo y, a su vez, acentuará la devaluación del euro de forma considerable. En conclusión, aunque el BCE proveerá nuevos estímulos económicos, parte de la masa monetaria acabará marchándose fuera de Europa, provocando el efecto contrario al deseado. Por tanto, hemos de estar atentos y vigilar la evolución de los diferentes indicadores para poder detectar la llegada de dicha tormenta.

¿Tienes oro?

Contenido de la  parte:

EE.UU

Renta fija USA

Tipos de interés

Recomendaciones

Conclusión

Escrito por el equipo de redacción de MercadosyBurbujas.com