Capitulación y repunte del oro en la última semana de junio-2013

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

1 de julio 2013

En mi email a Bill Fleckenstein, del lunes de la semana pasada, le auguraba que sería la semana de la capitulación de las mineras, suelo y fin de la corrección que comenzó en septiembre del 2011, que, por cierto, ha sido brutal para nuestra cartera. El sábado Bill vino a visitarme y a felicitarme por la predicción porque, según él, tiene pinta de acierto; estuvimos charlando y parece que el comparte mi opinión. La semana pasada ocurrieron varias cosas que “normalmente” marcan el fin de una corrección. El martes se cayó el oro y las mineras también, ambos con alto volumen de negocio. El miércoles fue apocalíptico tanto para las mineras como para el oro y el volumen de negocio a la baja fue descomunal, como si fuera el final del mundo. El jueves el oro seguía cayendo pero las mineras decidieron que ya era suficiente y mientras el oro se desplomaba las mineras subían con volumen promedio de negocio por encima de un 50% de lo normal. El viernes, mientras el oro seguía cayendo más de $30 adicionales por onza, las mineras (el GDX) subían por encima del 7%, con volumen de negocio de aproximadamente el 300% por encima de lo normal. Lo cual significa que el martes y el miércoles nos demostraron una capitulación clásica y el jueves y el viernes nos demostraron un repunte de fin de corrección también clásico.

Para que un activo termine de corregir no siempre es necesario que exhiba las características de libro de texto que he explicado, pero lo más normal es que las grandes correcciones, así como las grandes burbujas, terminen su vida con los fuegos artificiales que explico arriba. Dicho esto, el mercado podría decidir que necesita regresar a comprobar la veracidad del suelo, una, dos o incluso tres veces más. Sin embargo, como ya hemos andado con estos títeres desde hace casi dos años y teniendo en cuenta la severidad del descenso, la capitulación de abril y las constantes caídas de este segundo trimestre, es posible que, aunque el suelo de abril fue perforado, el mercado decida que la gran capitulación de la semana pasada marcó el final de este largo y desagradable capítulo de la historia reciente del dorado. Aun así, solamente podremos estar seguros cuando lo veamos en retrospectiva. También en retrospectiva, sea cuando sea, juzgaremos esta etapa como la oportunidad de una vida, una oportunidad de esas que para volver a verla repetida tendríamos que vivir dos vidas.

De cualquier manera, el dolor ha sido tan profundo que, quizás, la predicción de Hathaway, de que “el oro podría subir $1000 por sorpresa” (ver comentario de hace dos semanas), tenga que ser retrasada un tanto, o no. Muchísima gente compró en muchas intersecciones que, en aquellos momentos, también fueron interpretadas como verdaderos suelos y se quedaron atrapados a precios más altos y con muy mal sabor de boca. Cuando el oro/mineras lleguen a un precio cercano al que se quedaron atrapados, muchos de estos aprovecharán para vender y salir corriendo. Con lo cual, es posible que este autobús alcista tenga que hacer muchísimas paradas y reparaciones para conseguir llegar a su destino. La conclusión es que podrían darse cualquiera de los dos escenarios. Sin olvidarnos que, aun siendo remoto, todavía existe un tercer escenario, el de la continuación de la corrección. Por eso, lo mejor es que el mercado nos vaya marcando la pauta en vez de que nosotros nos adelantemos a los acontecimientos. Adicionalmente, en la gráfica los $1500 y pico nos esperan con una resistencia formidable. ¿Seremos capaces de remontar dicha resistencia antes de finales de año? El tiempo será testigo.

¿Tienes Oro?

Para los que leéis inglés, debajo os dejo un enlace muy bueno en el que se realiza una labor exhaustiva y se analiza con amplitud todos los aspectos del oro y sus correlaciones, gráficos, futuro, peripecias recientes, etc.

In Gold We Trust