Refuta objetiva a la subjetividad del artículo del comentario anterior (2da parte)

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

23 de julio 2013

Por favor, quiero que todos consideréis lo que sigue porque estoy cansado de repetirme:

Para saber que los bancos centrales pueden perder el dominio, tanto de los bonos como de la supresión de los intereses, tendríamos que remontarnos más de treinta años y veríamos que con todo lo poderosos que son, en los 70 perdieron la batalla. Si nos remontamos más años e incluso siglos, los ejemplos de batallas perdidas son innumerables. Cierto es, que en la antigüedad no existían los bancos centrales pero los gobiernos ejercían una labor similar y similarmente fútil. Y es que el mercado del bono/deuda es muchísimo mayor y más poderoso que cualquier banco central por poderoso que sea, incluyendo la toda poderosa Fed. Ahora bien, las gráficas que no se remontan hasta aquellas fechas no revelan nada de eso y los analistas, economistas, escritores económicos y otros “llamados expertos” nunca han vivido la situación que describo; consecuentemente lo descuentan como si hace treinta años los mercados fueran estúpidos o que en los tiempos modernos los responsables de los bancos centrales son mucho más inteligentes y no permitirán que los tipos de interés se les escapen de las manos.

Sin embargo, después de las declaraciones de Bernanke y de la consecuente caída de los mercados de valores, todos los pajes y lacayos de Bernanke salieron a defender las declaraciones del jefe de la Fed., e insistieron en lo que ya había dicho el propio Bernanke, “no habrá recortes de compras de bonos y otros instrumentos financieros si la economía no lo permite.” El primer paje fue Bill Dudley, jefe de la Fed. de Nueva York y miembro del comité, después fue Bullar, después Hilsenrath del Wall Street Journal y el viernes otra vez Dudley. La próxima en pronunciarse, si los mercados resumen la corrección, será Yellin. Pienso que Yellin será elegida, por el presidente Obama, sucesora de Bernanke cuando este se retire; Yellin es incluso más dócil que Bernanke para la relajación cuantitativa. Como vengo diciendo desde…no me acuerdo y repitiéndome más de la cuenta, los mercados lloran por la teta y, o bien la Fed. les da de mamar o se desvanece el castillo en el aire que han creado. Está claro que tarde o temprano, sin duda, se vendrá abajo pero mientras haya cuervos en el seno de la Fed., que cedan queso a los zorros de los mercados, el círculo vicioso se ampliará cada vez más hasta que no exista materia alguna para alimentarlo. En conclusión, La Fed., y los bancos centrales de los países del G7 están atrapados en el callejón sin salida proverbial del que siempre hablo. De momento la salvaje subida de los tipos, en términos de porcentaje, ha debido causar verdaderos estragos a los bancos y otras instituciones financieras que juegan súper-apalancados porque los respalda la Fed. Adicionalmente, los bonos municipales/regionales, durante los últimos 9 meses han bajado una barbaridad, y dado que muchos fondos de renta fija también súper-apalancados han perdido hasta la camisa porque muchos inversores inteligentes han redimido sus posiciones, es otro indicador que denota que no todo lo que reluce es verde. Para demostrar mi premisa, cuando en los últimos 3 meses los tipos de interés estaban subiendo sin ton ni son, ¿dónde estaba la Fed? ¿Por qué no los suprimieron? Durante la conferencia de prensa un periodista preguntó a Bernanke, ¿si sabía el porqué de la subida de los tipos desde abril?, este respondió que lo consideraba un enigma y que el comité de la Fed., lo consideraba un misterio. ¿Un misterio? Bienvenidos al mundo de los vivos, al mundo real, no al académico ni al de las gráficas. Dado que los libros de los bancos y otras instituciones son verdaderos misterios y que los responsables en mantenerlos en línea hacen la vista gorda, no sabemos ni quizás sepamos, hasta dentro de algún tiempo, cuáles han sido los estragos que la subida de los tipos ha causado en las hojas de balance de dichas instituciones.

Los dos párrafos de arriba dan fe del pasado, pero como el futuro es obviamente debatible, hay unos que lo creen de una manera y otros que lo creemos de otra. Un servidor podría estar equivocado y los que creen en cuentos de hadas podrían estar en lo cierto (me rio por dentro). Por lo tanto vamos a dejar lo que no sabemos y vamos a enfocarnos en lo que sabemos porque lo hemos visto y vivido.

Lo mismo que está pasando este verano y pasará a últimos de agosto del 2013 en Jackson Hole, Wyoming, pasó en el verano del 2010; los mercados después de escuchar de boca del jefe de la Fed. que estudiaba la posibilidad de recortar el QE1, se plantaron en huelga y corrigieron hasta obligar a Bernanke a implementar el QE2. Exactamente la misma historia se repitió en el verano del 2011 y como resultado los mercados obtuvieron el QE3, y en enero del 2012 la operación Twist. La misma faena se repitió en el verano del 2012 y consecuentemente el Bernanke tuvo que dar a los mercados la mordida del QE-eterno. Ahora estamos aquí, en el 2013, se repite la historia y los mismos que se lo creyeron en los veranos anteriores se lo creen también ahora y escriben chorradas como las que podéis leer en tantísimos artículos de la prensa. Lo malo es que mucha gente se cree que los que escriben son expertos, y pagan las consecuencias de la ignorancia y de la euforia que generan los mercados cuando quieren limpiarnos las carteras y los bolsillos.

Vamos a examinar que pasos serían necesarios antes de que la Fed., subiera los intereses, ¿cuántos veranos hemos de escuchar las mismas sandeces para darnos cuenta que aunque los gobernadores del comité de la reserva federal se lo crean? Desde 1999, su record demuestra solamente ignorancia y errores. Adicionalmente, según las proyecciones del comité citado, la economía estadounidense debía de haber crecido por encima del 4% en el 2009 y 2010, sin embargo, solamente creció un 2,5% y tocó techo. Las proyecciones para el 2011 y 1012 eran del 4% y de casi un 3% respectivamente; sin embargo, se quedaron en el 2% y el 1,75%. Para el 2013 el crecimiento estaba previsto por encima del 3% y de momento el primer trimestre fue revisado a la baja con un 1,8%, lo cual demuestra que las proyecciones de la Fed. son dardos en una diana invisible. Como extensión, los QEs son más ruegos a santa Bárbara que acciones eficaces a largo plazo.

Ahora voy a enumerar los pasos que tendrían que ser dados para que voluntariamente la Fed. subiera los tipos de interés para enfriar la economía y las burbujas:

1-       Reducir el QE-eterno.

2-       Suspender el QE3.

3-       Vender 3,2 trillones (escala corta) de bonos, hipotecas y otros derivados que la FED tiene en la hoja de balance.

4-       Subir los intereses.

Considerando lo que explico arriba, en relación con la caída de los mercados de valores, está claro que la Fed. está atrapada y que si implementara los pasos de arriba (1-4) crearía, no una recesión ni tampoco una depresión sino una catástrofe financiera global de magnitudes no vistas. La paradoja en la que se encuentra la Fed., es que la catástrofe financiera es inevitable; si continua imprimiendo porque los propios mercados le pararán los pies y si suspende los QEs porque no hay quien le compre los 3,2 trillones que tiene en activos basura en su hoja de balance. En el caso de que alguien quisiera dichos activos, ¿quién tendría el suficiente poder adquisitivo para comprarlos? La realidad es que no los quiere nadie, especialmente ahora que los intereses se escapan de los deseos de la Fed., e incurrirían pérdidas terribles para los nuevos compradores. El problema de imprimir trillones de dólares es que eventualmente terminarán creando inflación. Si el litro de gasolina llegara a costar $2,50, ¿de dónde sacará el consumidor el dinero para consumir los productos que producen las compañías? Como consecuencia veremos una crisis del bono/deuda y del dólar inimaginable. ¿Quién va a invertir en deuda para conseguir una rentabilidad del 2% cuando la inflación esté mucho más alta? A partir de ese momento lo único que la Fed. puede hacer es imprimir más dólares para tratar de prolongar lo inevitable. Entonces, ¿cuáles son las respuestas? ¿En que invertir? Obviamente, la historia nos demuestra que durante periodos parecidos a los tiempos que vivimos los bonos son ruinosos, el metálico también y las acciones/valores de bolsa suben solamente en términos nominales, no en términos reales. Si el precio del litro de gasolina, en Estados Unidos, en el año 2000 costaba 0.38 centavos y en el 2013 cuesta casi el 200% más, la respuesta para mi pregunta retórica sería activos reales y pesados, activos resistentes a la inflación y a la ignorancia de los gobernadores de los bancos centrales del G7 y los que se creen sus patrañas. En conclusión…

¿Tienes Oro?

 

A última hora del viernes la ciudad de Detroit, Michigan se declaró en bancarrota, la gloriosa ciudad que en su día fabricaba la gran mayoría de los automóviles del mundo. La bancarrota de Detroit solamente es un aperitivo del porvenir, detrás de Detroit vendrán otras ciudades, condados, estados y naciones. Estados Unidos no se declarará en bancarrota porque tiene imprentas pero los efectos y consecuencias serán casi idénticas.

Por cierto, la caída del precio de los bonos municipales desde principios de año olía a chamusquina de algún incendio sin saber cuándo ni dónde, ahora sabemos que el foco está en Detroit, sabe Dios donde habrá más fogatas letales.

No me sorprendería de que los mercados de valores no reaccionaran negativamente a la bancarrota de Detroit puesto que, de momento, las imprentas son más poderosas que todo lo demás, por malo que sea.