Psicología Oligárquica: Peligro

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

30 de agosto 2013

El viernes de la semana pasada el Financial Times publicó un artículo titulado, “los gobernadores de los bancos centrales necesitan conquistar el arte de la narrativa,” http://www.ft.com/intl/cms/s/0/058bb24a-0a74-11e3-9cec-00144feabdc0.html?siteedition=intl#axzz2cpM2e4Tb. Puesto que todo lo que se relaciona con mis enemigos, los bancos centrales, me produce curiosidad, cuando leí el titulo me llamó la atención inmediatamente. Al principio creí que el enfoque del artículo estaría relacionado con la función en que los bancos centrales juegan en la economía moderna. Sin embargo, para mi asombro, la periodista argumentaba que los bancos centrales deberían continuar incrementando la masa monetaria y a su vez ensombrecer la realidad económica para hacernos sentir mejor y más seguros respecto a la realidad económica. Afirmaba que las imprentas de la relajación cuantitativa realizada hasta el momento ha sido un éxito y que deberían continuar imprimiendo dinero indefinidamente.

La periodista continúa, citando al antropólogo Douglas Holmes y apunta que si el profesor de antropología está en lo cierto, un jefe contemporáneo de la Fed. -además de conocimientos históricos, políticos, de análisis, estadística y economía- necesita conocimientos lingüísticos, la habilidad cultural y la facundia de un orador y psicólogo. La periodista de la bemba colorada del Financial Times continua el artículo diciendo que cuando el presidente Obama elija al siguiente jefe de la Fed., bien sea la Sra. Yellen o Larry Summers, ya no es suficiente elegir a alguien que equivalga a un ingeniero mecánico, o a un académico brillante. El próximo jefe de la Fed., también debe ser un maestro de la verborrea y del relato, a la vez que analista cultural que sepa descifrar el nivel de confianza socio-colectiva, amalgamar normas y recrear emociones positivas que nos persuadan (a la sociedad) a pensar de manera favorable para las metas y propósitos económicos de la Fed., sin que ni siquiera nos demos cuenta de ello. O sea, un hechicero que nos encante tanto con hojas financieras como con sus oratorias, un brujo monetario.

Este tipo de artículos demuestran que los mercados están adentrándose en una nueva fase psicológica que podría describirse como la fase final en la que el entusiasmo circunvala la periferia de lo irracional, un estado muy parecido al que se manifestó en 1999/2000. Durante aquella exuberancia irracional, algunos analistas reprendían públicamente a Warren Buffet y le reprochaban que no comprendiera el nuevo paradigma económico. Al igual que en el 2007/2008 todos sabemos cómo terminó aquello y quien se rió el último. Hoy día, tanto la prensa como los analistas y expertos están convencidos de que los bancos centrales tienen capacidad para hacer crecer las economías de manera real y sostenida para recortar la deuda. Pero si lo pensamos bien, si fuera tan fácil de arreglarlo todo simplemente ajustando los tipos de interés y manipulando la masa monetaria, nunca, ningún país tendría problemas económicos o financieros y ningún país habría declarado bancarrota en el pasado; sin embargo, la historia está llena de ejemplos que nos demuestran que no es así.

La nueva fase en la que los mercados se encuentran, la fase de la exuberancia irracional, se ha convertido en una religión ampliamente compartida por la mayoría de los participantes y estamos muy cerca de uno de esos máximos históricos en la gran mayoría de los activos. No quiero decir que lo que se ve venir ocurra mañana ni pasado o incluso dentro de un año, lo que digo es que puede ocurrir en cualquier momento y que los que se basan en perspectivas falsas para planear el futuro de sus inversiones, al final, tendrán que enfrentarse con la realidad inevitable que la historia nos ha demostrado cientos de veces.

En cuanto a la periodista del Financial Times, su artículo y su razonamiento retorcido, lo que puedo decir es que me da risa que haya gente tan ignorante que piensen que se puede y se debe engañar a los prudentes para el beneficio de los imprudentes de manera infraganti durante años y décadas del futuro. No todos comulgamos con las piedras de molino que quieren que nos traguemos. Incluso las masas, tarde o temprano, también se darán cuenta que están siendo timadas y se revelarán, así empiezan las revoluciones.

“Combatir una depresión económica forzando la expansión del crédito es como intentar curar un mal con el mismo método por el que provino; o sea, puesto que estamos sufriendo de un exceso de producción, creamos más producción para sufrir de más excesos – en el momento en el que la expansión del crédito llegue a su fin, este procedimiento solamente puede terminar en una crisis mucho más severa.” Friedrich Hayek, 1933

Tesis sobre la ausencia del descuento tradicional de los mercados

El martes, la noticia de que los Estados Unidos pudieran entablar la guerra con Siria a consecuencia del uso de la guerra sucia con armamentos químicos que el gobierno de aquel país utiliza contra los rebeldes, llevó a todos los mercados del mundo a bajas considerables y repentinas. Lo cual hace pensar que, quizás, el descuento de eventos futuros que los mercados solían anticipar se haya perdido de manera irreversible. Entre las imprentas de dinero de los países del G7 y los superordenadores de alta frecuencia (ver Un Nano a Nano Desequilibrado http://www.mercadosyburbujas.com/archives/508), hoy día los mercados se han olvidado de su función principal, cual es descontar acontecimientos futuros, bien sean buenos o malos. Los superordenadores actuales son muy versátiles en la capacidad de leer e interpretar de forma vertiginosa la prensa, las conferencias de prensa y de resultados de las compañías. En millonésimas de segundo, comparan la información de la noticia actual con cualquier otro momento relevante de la historia y diseccionan la información en millones de fracciones de datos para tomar una decisión ventajosa más rápida que otros superordenadores que están ubicados tan solo a pocos metros más de distancia del parqué. Lo más lógico es que el futuro les importe un bledo porque están continuamente diseccionando el presente para actuar en un futuro que para cualquier humano es siempre presente. Entonces, si la tesis está en lo cierto, los grandes problemas geopolíticos y económicos que han venido acumulándose poco a poco no son relevantes hasta que se producen las noticias y consecuentemente son descontados de manera instantánea y brusca. Esto, validaría todo lo que vengo escribiendo desde hace años y en pocas palabras implica que existen grandes disyunciones debidas a la incomprensión de las consecuencias sociales y personales de políticas monetarias erróneas. Dichas consecuencias son desconocidas y consecuentemente ignoradas por los superordenadores, inconsecuentes para el mercado actual. Si a esto le añadimos que los gestores modernos del dinero de otros (fondos de inversión, etc.), necesitan acercarse a los rendimientos/comportamiento de los índices para poder cobrar sus jugosas comisiones anuales, el futuro es el presente y viceversa -al último (al pequeño) que le den….

¿Tienes oro?

Video de Jim Rogers en inglés (3 minutos) que explica a grandes rasgos lo que vengo diciendo desde hace años pero más elocuentemente, http://www.grab-media.com/premium-videos/5171590/.