El dinero que no se imprime

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

16 de septiembre 2013

Desde hace aproximadamente dos semanas y hasta el miércoles 18 de septiembre, cuando el comité de la Fed. se reunirá para impartir veredicto acerca del estado de la economía, los mercados están simplemente a la espera; haciendo tiempo para decidir como reaccionarán después de la eminente decisión de la Fed. La expectativa de los mercados es que la reserva federal reducirá la compra de activos basura, incluyendo bonos del tesoro de los Estados Unidos, en 10 mil millones de dólares mensuales hasta el final del QE 3-4 (relajación cuantitativa).

En cuanto a mí se refiere, no he visto ni leído casi nada que destaque que haya merecido la pena escribir o mencionar en el blog. Lo único que merece la pena mencionar es que Goldman, después del “suelo” del 28 de junio, compró 17,5 millones de acciones del ETF del oro y antes de declarar su posición en largo declararon que habían vendido las posiciones en corto –implicando que no bajaría más. Después manifestaron la posición en largo en GLD (el ETF del oro) y la semana pasada, posiblemente después de haber vendido las posiciones en largo de GLD, declararon que la economía estadounidense está dando señales de mejoras y que lo cual no debería favorecer a los activos relacionados con los metales preciosos, incluyendo el oro.

O sea, intentan de manipular el miedo o la euforia de los inversores con chanchullos para beneficio propio. Por otra parte, si la economía diera un viraje hacia el sur publicarían otro manifiesto, buscarían alguna excusa y cambiarían la opinión anterior utilizando un analista diferente al anterior, -después nadie se acuerda de los vaticinios del pasado.

Es esencial no tener en cuenta ninguna de estas patrañas manipuladoras para no volverse uno loco vendiendo y comprando multitud de veces que al final serían más nocivas para una cartera que si simplemente aguantamos el chaparrón con la confianza plena de que tarde o temprano escampará y que el sol volverá a brillar para el dorado.

Los mercados están dando señales de formación de máximos cíclicos, si los máximos no han sido alcanzados todavía les queda muy poco para hacerlo. La reserva federal está atrapada en un callejón sin salida y digan lo que digan los analistas, la propia reserva federal, el gobierno o quien sea, cuando el grifo de las imprentas del dinero fácil se cierre un poquito los mercados caerán proporcionalmente. Cuando la reserva federal vea que los mercados se caen y que la economía da señales de debilidad, si no quieren que se derrumbe totalmente, abrirán el grifo de nuevo y más que antes. No estoy seguro del tiempo que tardarán los mercados en asimilar que para los trillones de masa monetaria creada en occidente no existe una salida digna. Lo que no me cabe duda es que cuando llegue ese momento las consecuencias serán aparatosas y que el oro y sus derivados estarán entre los pocos activos que ofrecerán refugio para tal calamidad económico-financiera.

Mientras tanto, estoy a la espera de las declaraciones de la Fed. el próximo miércoles y de la respuesta de los mercados de valores, de los mercados de renta fija y del de los metales preciosos, para determinar si el oro seguirá subiendo o bajando a corto plazo. Hasta ahora y hasta entonces, todo lo demás ha sido y es ruido, ruido y más ruido.

Algún lector me ha pedido opinión acerca de las proyecciones del oro a la baja deducida por algunos (muchos) analistas gráficos…..: que si los canales ascendentes han sido perforados o violados, que si el principal canal descendiente continua en vigor, que si el ciclo intermedio diario o semanal o mensual ha sido acelerado o retrasado, que si el garabato rojo verde o azul dice que tal o que cual. En fin, los garabatos pueden decir lo que les parezca y los Goldman lo que quieran, para eso existe la libertad de opinión. Puede que el oro baje a $1000 o puede que suba a $1900 en lo que queda de año, pero lo que verdaderamente cuenta e importa son los fundamentales de las economías y del oro. En cuestión de tiempos puedo equivocarme pero no en cuestión de fundamentales, especialmente cuando estoy oliendo diariamente la podredumbre que despide un occidente putrefacto y estancado que se financia con intereses artificiales que no pueden durar mucho más tiempo y que, cuando los prestamistas despierten del letargo de la deflación, exigirán ser recompensados en la misma proporción del riesgo que asumen sus préstamos.

Después de la reunión de la Fed., expresaré aquí mi opinión de lo ocurrido y de lo que potencialmente podría ocurrir. Por cierto, en India el oro (el dinero que no se imprime) está en el punto más alto de su historia vs la rupia, sirva como lección de lo que ocurrirá cuando el dólar, inevitablemente, se desmorone de la misma manera o peor –el dólar, el euro, la libra y el resto de las monedas occidentales.

¿Tienes Oro?