La gráfica indica la tendencia con elocuencia

Escrito por Carmen Pincha aquí para preguntar

4 de octubre 2013

Como prometí, aquí está la elocuente gráfica mensual del oro desde el 2001, cuando comenzó esta ascendencia alcista histórica, para que, los que tenéis alguna duda o desconfianza o pensáis que “la burbuja” del oro ha explotado no os quede ninguna duda de dónde venimos, donde estamos y a donde vamos. Como la gráfica es mensual, significa que el oro, en un momento dado de un mes, podría bajar a $1000  o a $800, o más, pero si cierra el mes por encima de $1220 la tendencia alcista seguiría intacta en la gráfica. Verdaderamente esta gráfica dice más que mil palabras.

Como sabéis, en el suelo del 28 de junio (en caso de que aquel fuera el verdadero suelo) el oro tocó los $1179 y la gráfica es de hace dos semanas, aproximadamente. Aun así, viendo que el precio del oro se muestra indeciso a la hora de restablecer un auge alcista decidido, que el tiempo transcurre y que el año se adentra dejándonos divisar el final de este 2013, cada vez estoy más inseguro de que la tendencia alcista se reanude con vigor en lo que queda de año. Es bastante doloroso ver, día tras día, que los fundamentales del oro mejoran prácticamente cada vez que el gobierno saca a la luz nuevas cifras económicas o que decide no recortar las imprentas, y mirar como el oro baja cada día mientras que los mercados suben bajo falsas premisas, inyecciones artificiales y condiciones económicas mediocres e insostenibles.

Estos son los gajes que los inversores debemos sufrir a veces, hasta que al final los mercados acaban por darnos la razón de lo que siempre sabíamos. De momento los mercados nos la niegan (la razón) y nos hacen sentir ridículos, ignorantes y lelos. Es posible que este 2013 “bendito”, sea el peor año de mi historia de inversor y que incluso remonte aquellos primeros años cuando hace décadas perdía dinero en los mercados de valores simplemente porque no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Ahora lo tengo mucho más claro que entonces pero aun así no estoy exento de retrocesos significativos como el que Nuestra Cartera exhibe. ¡Quién sabe! A veces, cuando las cosas parecen ser tan negras y no se divisa claridad en ninguna parte del horizonte, incluso lejano, suele ser un indicio o indicador de que la claridad está a la vuelta de la esquina. Suele decirse que el punto más oscuro de la noche es justamente antes del amanecer, veremos.

Aunque, durante todo este descenso del precio del oro que comenzó en septiembre del 2011, me he equivocado varias veces con respecto al suelo, mi intuición me dice que el metal amarillo está preparándose para hacer un gran suelo. Lo cual podría ocurrir en lo que queda de año o a principios del año que viene. Solamente es una intuición sin fundamentos y no quiere decir que ocurra porque también es posible que el suelo ya esté formado.

Con la nueva moda, acelerada durante los últimos dos años, de los superordenadores que compra-venden basándose en algoritmos y en titulares de prensa que analizan con inteligencia artificial para determinar si la tendencia de un activo o grupo de activos es alcista o bajista, lo que la inteligencia artificial determina como bajista, lo sofocan y apoquinan hasta estrujarle la última gota de sangre. Al contrario, cuando dicha inteligencia determina que lo que sea es alcista, lo elevan y lo remontan hasta el infinito más alto posible. Dichos movimientos violentos, y hasta cierto punto inexplicables, vuelven loco hasta el más majo, el más cuerdo y hasta el más curtido.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que cuando los logaritmos y la inteligencia artificial, un buen día, decidan que les gusta el oro, las subidas serán tan violentas que resultará extremadamente difícil mantener las posiciones sin vender. Desde este punto de vista es fácil imaginar el inmenso tamaño y altura que alcanzará la burbuja del oro en su día. La otra cara de la moneda será que cuando los ordenadores decidan que no les gustan los mercados de valores, los destrizarán y los machacarán viciosamente a la baja, lo mismo que han hecho con el oro y sus derivados. La mayoría de los inversores, especuladores y compra-ventas del diario, solamente han visto el lado bueno de este nuevo modelo que está destinado a arruinar a muchos y a autodestruirse a sí mismo.

¿Tienes Oro?