Feliz y próspero 2014

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

6 de enero 2014

¡Al demonio el 2013! En cuanto a mí se refiere, el 2013 ha sido el peor año de mi trayectoria como inversor. La verdad es que en mi cartera personal no me fue tan mal como en Nuestra Cartera. La razón es que una compañía (biotecnológica) de las que tengo en mi cartera personal se ha disparado más del 100% y me ha salvado, relativamente, el año. Aun así he tenido pérdidas pero no tan graves como las de Nuestra Cartera. Dicha biotecnológica, llamada Novavax (NVAX) lleva incrustada en mi cartera desde hace más de cinco años, de los cuales ha estado en pérdidas la gran mayoría de los cinco años. Puesto que he realizado mucho trabajo de investigación y análisis en la citada biotecnológica y tenía y tengo la convicción de que algún día tendrá éxito, la he mantenido y la seguiré manteniendo en mi cartera personal durante mucho tiempo en el futuro, incluso aunque se derrumben los mercados y el precio de las acciones de la compañía, irremediablemente, también se derrumben. Aunque lo más probable es que en un año o en dos sea adquirida por una de las grandes compañías farmacéuticas internacionales, posiblemente Astrazeneca. Podéis observar que la pequeña biotecnológica forma parte de Nuestra Cartera y que canjeé la mitad de acciones de DNDN por el equivalente nominal en NVAX. Mi intención fue de adquirir más acciones de NVAX pero se me disparó casi de repente y no me dio tiempo de reaccionar. Aun así, si los mercados se desmoronan como creo que ocurrirá en el 2014 o como mucho en el 2015, habrá mucho tiempo de cargar la mano de acciones baratas de una compañía que promete muchísimo. Así fue como acumulé las acciones de mi cartera personal (que son muchas), poco a poco y a través de los años. He tenido intenciones de hacer un análisis completo para Mercados y Burbujas pero no lo he hecho por falta de tiempo, espero hacerlo durante las próximas semanas/meses. Pienso que ahora está sobre-comprada y que tarde o temprano ofrecerá mejor oportunidad de acceso a los que quieran especular en el sector biotecnológico, el cual no es poco volátil y/o temperamental y arriesgado.

Volviendo a las vicisitudes del 2013, fue este un año en el que ha sido necesario suspender la desconfianza e ignorar el sentido común para ganar dinero en los mercados. Entre más capacidad para imaginarse fantasías, mejor les ha ido a los creyentes citados, los cuales han sido la gran mayoría de los participantes en los mercados de valores que  pretenden ignorar o desconocen totalmente las causas y las consecuencias de las razones por las que los mercados han levitado incansablemente durante tantos años seguidos, pero sobre todo durante los últimos 18 meses. Y que si no hubiera sido por el trillón y pico de dólares imprimidos durante los últimos 18 meses, los intereses de la oferta de deuda/bonos no hubieran llegado hasta donde llegaron y los mercados nunca hubieran podido alcanzar las alturas en las que se encuentran.

Hablando de bonos -los cuales sabéis que es una de las pistas que vigilo para determinar el comienzo de la desinflación de las burbujas, tanto de bonos como de mercados de valores- el bono a 10 años cerró el año con intereses del 3%. El 3% es el comienzo de los problemas pero de momento no equivale a un porcentaje catastrófico para las empresas, para el mercado inmobiliario, para los gobiernos o para la economía en general. Sin embargo, un 3,5%, por ejemplo, sería suficiente para que la Fed. dé marcha atrás al programa de reducción de QE (relajación cuantitativa) e incluso lo suficiente como para que no solamente de marcha atrás sino que podría aumentar el QE. Lo cual conllevaría otra serie de problemas y, entre ellos, el comienzo de desconfianza en la Fed. con sus subsecuentes consecuencias. Una de ellas sería la reversa definitiva de los metales preciosos y el regreso a la confianza en los mismos. Todo esto puede tomar tiempo porque pudiera interpretarse en Wall Street como que los intereses más altos son una consecuencia inevitable de que la economía está mejorando y que como tal es cosa buena, lo cual no podría estar más lejos de la realidad pero así funcionan los periodos de topes de burbujas.

Cuando la realidad aparezca y sacuda el picaporte de la puerta de Wall Street, correrán dos por tres calles porque de ninguna manera se realizarán las expectativas ni las valuaciones que Wall Street a puesto para los mercados de valores o para los de los bonos en el 2014. Dicho esto, no tengo ni idea de cuando la realidad hará su aparición final, podría ocurrir en unos días, semanas o meses.

En cuanto al oro, de momento está reaccionando mejor que lo hizo a finales del 2013 cuando apareció una oleada de vendedores que materializaban las pérdidas del año para contrarrestarlas, en lo que respecta a pago de impuestos, con ganancias en otros sectores de los mercados que ofrecieron ganancias sustanciales. Aun con el alud de ventas de final de año, el suelo del 28 de junio del 2013 no fue violado y podría ser que aquel fuera un suelo definitivo. Por el momento necesitamos ver al dorado por encima de los $1300 y que aguante para convencer algunos potenciales compradores. Después, necesitamos que avance hacia los $1400 para que el siguiente gremio de compradores empiece a mojar el pico. Y finalmente, por encima de $1400 convencería a muchos que se basan en el análisis técnico, a entrar de lleno. De todas las maneras todavía existen posibilidades de una caída masiva que podría desmoronar el precio del oro hasta los $1030. Tampoco descarto la posibilidad de que el oro sufra el 2014 entero bajista, pero no son mis expectativas.

¿Tienes oro?