Comparando el año 1976 con el 2013

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

21 de enero 2014

Durante los últimos cinco años la Fed. ha estado monetizando parte del déficit presupuestario del gobierno de los Estados Unidos, pero durante los últimos dos años en particular, la monetización ha sido más del 100%. En otras palabras, la Reserva Federal, un organismo cuasi-gubernamental, ha estado y está financiando el déficit del gobierno de los Estados Unidos. Cuando un gobierno con un déficit presupuestario de 1 trillón de dólares (escala corta) que equivale a un 6% del producto nacional bruto tiene un padrino que le monetiza el déficit (en este caso la reserva federal), lo lógico es que la economía mejore temporalmente. El problema es que cuando se aplican políticas económicas y monetarias miopes que solamente ven a tres cuartas de distancia, al dar un paso adelante en el tiempo se encuentran que las mejoras obtenidas a corto plazo se convierten en problemas exponenciales a largo plazo. Dicho esto, las consecuencias de las desastrosas políticas mencionadas arriba serán siniestras e ineludibles, definitivamente más drásticas de lo que hubieran sido si en su día hubieran permitido que la economía se recuperara de manera orgánica en vez de artificial. La historia nos lo ha demostrado cientos de veces pero la gran mayoría de los involucrados, tanto primarios como secundarios, rehúsan aprender de los errores del pasado.

Digan lo que digan los llamados “expertos” financieros, economistas y políticos de todas las calañas, la Fed. ha estado, y está, monetizando la deuda del tesoro de los Estados Unidos y el déficit presupuestario del gobierno del mismo país. Consecuentemente, cuando en tiempos como los que corremos nos guiamos de los mercados de valores, de los mercados de bonos y del mercado inmobiliario para concluir que el futuro es brillante y que los problemas no existen porque si así fuera estarían reflejados en los mercados citados, llegamos a una conclusión errónea y peligrosa. Como prueba, los mercados de valores daban las mismas pistas erróneas en 1928/29, 1976, 1987, 1999/00 y 2007/08. En los pasajes citados cuando mejor marchaban las cosas….. ¡Terremoto financiero! Creo, espero y confió que esta vez, cuando los mercados exploten de nuevo, será la última por un largo periodo de tiempo porque será la más dolorosa, tanto socialmente como económicamente. Esta vez no habrá nada que la Fed. ni ningún otro banco central del planeta puedan hacer para remediarlo. Para mí, la situación actual está dibujada en un blanco y negro tan puro que no entiendo que haya gente que lo vea de ningún otro color, ni siquiera gris. Es obvio que muchísima gente no está de acuerdo conmigo ni con los razonamientos que a lo largo de esta “supuesta” recuperación he expuesto y expongo. Evidentemente he estado equivocado en cuanto al momento preciso de la catástrofe financiera que nos amenaza; la prueba está en que durante los últimos meses el número de visitas a Mercados y Burbujas ha bajado considerablemente, pero puedo aseguraros que no estoy equivocado en lo que se refiere a la magnitud de la crisis. Desde el punto de vista contrario, quizás, podría ser una señal importante de que una tormenta grande y oscura está formándose y que amenaza con ser devastadora.

Entonces, mientras en los mercados 2+2 sigan sumando 22, los que creen que pueden bajarse del globo cuando las cosas se pongan feas podrían encontrarse con una gran sorpresa puesto que, como a menudo ocurre en los Sanfermines, el peligro, más que en los toros, está en el embotellamiento de gente que a la entrada de la plaza se amontona encima de otra gente y asfixian a los de abajo.

Durante el gran periodo alcista del oro y del resto de los metales preciosos de los 70s, el mercado alcista fue interrumpido en 1975/76 y en aquella época el oro sufrió caídas incluso mayores que las del equivalente periodo actual, las mineras también fueron castigas con ensañe. En aquellos tiempos, al igual que en los actuales, la Fed. también diseñó una recuperación económica creíble y milagrosamente perfecta; los mercados de valores subían hasta las nubes y el mercado de los metales preciosos fue reducido a una sombra de lo que había sido. Sin embargo, puesto que los problemas estructurales no se habían arreglado sino que simplemente se habían barrido por debajo de la alfombra, cuando la realidad económica e inflacionaria hizo su aparición pilló desprevenido al mundo, los mercados de valores cayeron en 1977 y el oro retomó su auge alcista. Durante los tres y pico años consecutivos el oro se revalorizó un 750%. Es importante tener en cuenta que en aquella época la Fed. no imprimió dinero, simplemente facilitó dinero fácil, o sea, mantuvo los intereses más bajos de la cuenta durante más tiempo de la cuenta. En el caso actual, el dinero fácil se ha mantenido durante mucho más tiempo y la monetización de la deuda/imprentas de dinero no tiene precedentes en la historia, cada quien saque sus propias conclusiones. Volviendo a los metales preciosos, después del gran descenso de mediados de los 70s las acciones de las mayores mineras se revalorizaron entre el 1000% y el 1700%, excepto Newmont Mining que, desde el suelo del 76, se revalorizó solamente el 500%. En aquel tiempo el miedo reinaba en los mercados y la única protección contra grandes pérdidas de capital provenía del complejo de los metales preciosos. No me cabe ninguna duda que al igual que ocurrió entonces, el miedo regresará de nuevo a los parqués y los metales preciosos experimentarán subidas exponenciales con respecto al suelo que formen (o hayan formado) durante las circunstancias presentes. Dadas las circunstancias que explico arriba, tampoco me cabe duda que las espectaculares subidas, tanto del oro como de las mineras, de los 70s fueron un juego de niños comparándolas con las subidas que experimentarán cuando les llegue el turno en el presente periodo.

El 2013 fue un año fatal para algunos que nos hemos equivocado profunda y dolorosamente. Conozco varios que llevan fondos de $14 mil millones de dólares y, aun estando posicionados con un 50% en metálico, han sufrido un fuerte revés, tanto en el 2012 (aunque menor) como en el 2013. Dichos estudiosos de los mercados examinan las posibilidades de ganar dinero a corto/medio plazo y, bajo las circunstancias especiales de la actualidad, después de muchos estudios y reflexiones, en lo único que ven positivo invertir es en oro. Por otra parte, desde hace meses, mucho dinero inteligente, a la chita callada, está saliéndose de los mercados de valores.

De momento no tengo más que decir porque ya lo he dicho todo o casi todo, excepto que el año 2014, o el 2015 (o ambos) pasará a ser un año subrayado en los anales de la historia. Para muchos será fatal y para otros, quizás una minoría, fenomenal. Solo falta saber en qué campo aterrizaremos nosotros. De cualquier manera, pase lo que pase, que no pase demasiado rápido, estoy seguro que muchos de vosotros, al igual que yo, habéis notado que últimamente los años pasan demasiado rápido. Mientras tanto, Feliz y Prospero Año Nuevo.

¿Tienes Oro?