El oro abandona el oso y confirma la tendencia secular alcista

Escrito por Carmen Pincha aquí para preguntar

21 de febrero 2014

Después de más de dos años de incertidumbres y de amenazantes osos, el metal amarillo retoma y confirma la nueva tendencia alcista que, en sí, es la continuación de la tendencia secular alcista que comenzó en el año 2000. Desde el primer día de negociación del 2014, las gráficas, sobre todo la de las mineras (GDX) y (GDXJ), nos muestran formaciones de picos más altos y vaguadas también más altas que las anteriores. Las mineras han liderado al alza y el oro, aunque menos, ha confirmado el liderazgo. Todas las gráficas, incluyendo la de la plata, han perforado en el diario los 50 y los 200 días. En el semanal también han perforado las 30 semanas. Sin embargo, dada la corrección de hoy, miércoles, parece que sobre todo el oro está encontrando resistencia en el promedio de 50 semanas (en la gráfica semanal, por supuesto). Las subidas han sido espectaculares, sobre todo las de las mineras, y lo más lógico y sano es que corrijan y se tomen un respiro para después continuar la tendencia alcista.

Mis previsiones son que después de la corrección de hoy y quizás la de mañana, jueves o viernes, los metales preciosos sigan subiendo durante el mes de febrero y que en el mes de marzo corrijan de manera más seria, lo cual también sería conveniente para que el complejo de los metales preciosos mantenga una tendencia alcista ordenada y saludable. El dilema ahora es, compro ahora o espero a que corrija más severamente en marzo, después de todo no hay garantía ni de que siga subiendo en febrero ni de que corrija en marzo. Por mi parte, pienso que esperaré hasta marzo para utilizar entre un 10% y un 12% del apalancamiento que tengo reservado, del cual hablé hace tiempo cuando dije que estaba esperando a que la tendencia alcista fuera confirmada. Dicho esto, podría cambiar de opinión y realizar el apalancamiento en cualquier momento, el que esté interesado en saber lo que hago debe de estar pendiente de los movimientos de Nuestra Cartera.

Por otra parte, después de haberse confirmado la tendencia alcista del oro y sus derivados, ya no siento la necesidad de escribir aspirinas que alivien el dolor de cabeza de nuestros lectores invertidos en metales preciosos que no tenían las perspectivas finales de la inversión tan clara como yo. O sea, que los fundamentales económicos y la creación implacable de nueva masa monetaria terminarían dándome la razón, que la verdad triunfa sobre la mentira y que la necesidad de protegernos con activos pesados en tiempos inciertos impera sobre el resto de las inversiones que no nos protegerán de la misma manera a la hora del reasentamiento económico-social global que se ve venir.

Volviendo al apalancamiento, quiero dedicar al menos una parte para comprar más acciones de Novavax (NVAX). El problema es que el sector Biotecnológico está (en Estados Unidos) en burbuja y el dilema es que es imposible saber por adelantado la duración de una burbuja. Llo que sí se sabe por adelantado es que va a explotar monumentalmente; lo cual no quiere decir que NVAX esté en burbuja sino que cuando explote la burbuja arrasará a todo el sector, justificadamente o no. Novavax se rige por los resultados de la fase 2b de la vacuna contra el RSV, de la cual hice mención hace algunas semanas. Durante los próximos 10 – 15 días pienso dedicar el tiempo que le dedico a este blog a hacer un análisis de (NVAX) basado en el programa de investigación y desarrollo de la compañía y del potencial de futuro que le veo.

De momento avanzo que el campo biotecnológico vio la luz hace algo más de 30 años y, después de haber quemado cientos de miles de millones de dólares, está comenzando a dar frutos que hace décadas eran solamente espejismos, aunque se vislumbraban. Pero es un campo difícil puesto que lo que parece aparente, muchas veces no funciona porque la interacción celular del cuerpo humano es más complicada de lo que aparenta y a menudo no desvela los secretos que encierra ni las sendas que hay que rodear para conseguir los resultados deseados. Aun así, la biotecnología es una ciencia revolucionaria, una ciencia que ha abierto y seguirá abriendo las puertas que curarán la mayoría de las enfermedades. Y antes de que existiera esta ciencia lo máximo que se podía esperar era algún mal remedio que aliviara alguna parte de los síntomas pero sin esperanza de cura permanente.

En fin, las mini células, el DNA, RNA, células madres y la integración de diferentes virus como vehículos de acceso y descarga de remedios en las células, promete un mundo apasionante en lo que se refiere a calidad de vida, y de muerte, para la humanidad. Lo cual no quita que la biotecnología deje de estar en burbuja en cuanto se refiere a valoraciones de muchas de las compañías que forman parte del sector, ni tampoco indica que todas las compañías biotecnológicas tengan éxito en obtener los resultados que buscan.

Os pongo como ejemplo la burbuja del Internet que duró aproximadamente dos años, desde 1998 hasta abril del 2000. En aquel tiempo, incluso muchísimo antes, se podía prever que el internet era una tecnología revolucionaria nacida de la también revolucionaria informática. Sin embargo, aun siendo el internet una tecnología ubicua y futurista no impidió que la burbuja explotara. Puesto que no todo lo que relucía era oro, al final, las ideas que tenían sentido prevalecieron y el resto se quemaron como un rastrojo de malas hierbas. Entonces, teniendo en cuenta lo bueno y sabiendo discernir y descartar lo malo, la oportunidad que existe es quizás mayor que ninguna otra oportunidad habida en toda la historia. Por lo tanto, hay que tener en cuenta muchos factores y consideraciones, tanto macro como sectorial y, en particular a la hora de invertir ahorros trabajosamente logrados, hacer muchos estudios, rebuscar expertos y leer muchos documentos que al final tampoco garantizan el éxito de la inversión pero aumentan las posibilidades del triunfo. Mientras tanto, la situación en Ucrania está deteriorándose de manera aparatosa y augura conflicto internacional. Lo peor de todo es que podría ser un preludio de lo que pudiera pasar en países desarrollados, incluyendo Estados Unidos. En conclusión, los tiempos no están tan calmados como aparentan, la crisis económico-social se intensifica y las potenciales consecuencias requieren alerta y preparación para lo que podría ocurrir, con la esperanza de que no ocurra.

¿Tienes Oro?