Algo huele mal

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

2 de mayo 2014

El caso es que entre corrientes, contracorrientes, vientos racheados que llegan desde distintas direcciones y activos financieros, no sé exactamente cuál es el origen del tufo.

Por el momento no detecto que los mercados de valores estén amenazados de una caída catastrófica. Mis expectativas son que este año, más bien temprano que tarde, experimenten una corrección importante, quizás alrededor del 20%. También es posible, como ya he explicado en comentarios anteriores, que los índices den un rebote tipo burbuja. Si ese fuera el caso, después de alcanzar la cima de la burbuja, en vez de una corrección importante sufrirían la caída catastrófica de la que vengo avisando desde hace algún tiempo. Al contrario, si solamente sufrieran una corrección, a dicha corrección le seguiría una última intentona en busca de nuevas cimas que fracasaría para dar paso a la caída catastrófica de la que vengo haciendo referencia desde hace algún tiempo.

En cualquier caso, si el tufo no me llega desde los mercados de valores, ni tampoco desde el mercado de bonos (los intereses del bono a diez años han bajado hasta 2,62%, lo cual indica que los bonistas también están oliendo algo raro), ni desde una inflación desmesurada (por el momento), ni desde China, ni desde los mercados emergentes, ni desde Crimea, ni Ucrania, ¿qué puede ser lo que está podrido y de lo que por ahora no se puede identificar el origen?

Como explico arriba, no lo sé, pero ¿podría ser que el dólar podría sufrir una caída súbita -o menos súbita pero consistentemente prolongada? ¿Podría ser un crack bursátil a la 1987 de los que pillan desprevenido hasta los más curtidos? La verdad es que dadas las circunstancias presentes y a muy corto plazo, ninguno de estos dos escenarios retóricos parece que sean inminentes.

Sin embargo, el comportamiento del oro, aunque por el momento un poco tímido, parece indicar que se está formando un remolino que amenaza con convertirse en un huracán de los grandes. Entonces, si todas las especulaciones de arriba no dejan vislumbrar ningún peligro inminente, ¿podría ser el euro, o la eurozona, la fuente de tan penetrante fetidez? Si tenemos en cuenta que a raíz de la crisis bancaria y financiera del 2008/09 el congreso de los Estados Unidos aprobó 870 mil millones de dólares para recapitalizar la banca, que después La Reserva Federal ha mantenido los intereses prácticamente al 0% para que los bancos puedan tener acceso a dinero barato y prestarlo para sacarle jugosos beneficios, y que en Europa nunca existió tal recapitalización sino que intentaron resolverlo con garantías de los estados y con la labia sin acción del jefe del BCE, Draghi, ¿podría ser que otra potencial crisis bancaria en Europa, a semanas o meses vista, sea el origen del mal olor antes mencionado?

Repito que no lo sé, lo que sí sé es que algo huele bastante mal y que si mi olfato no me falla, en pocas semanas o meses conoceremos el origen. De momento, y como medida de precaución, si un servidor estuviera invertido en acciones de bancos europeos, sobre todo los de la periferia, me desinvertiría lo más rápidamente posible. Además, después de todo lo que las acciones de la banca han subido en los últimos 18 meses, pedir más sería casi una acción suicida.

Sea cual sea el origen del mal olor, si el mal olor no está inventándolo mi cerebro, el oro se beneficiaría, rompería los lazos de la manipulación a la que ha estado sometido durante los últimos dos años y medio y se desencadenaría al alza hasta alcanzar el precio que los fundamentales merecidamente le deben.
Por lo tanto me remito a lo dicho en el comentario anterior y dejo en este comentario los cinco párrafos que escribí hasta que la predicción que en ellos consta sea ratificada o desmentida.

Tengo cinco o seis preguntas de lectores cuyas respuestas están escritas desde hace algún tiempo pero que todavía no he colgado por falta de tiempo. Pido perdón a los preguntantes por el retraso y alego que, por el momento, tengo más responsabilidades que tiempo para atenderlas, las colgaré lo antes que pueda. De cualquier manera, ni las preguntas ni las respuestas quedan obsoletas por el hecho de que las respuestas tengan varias semanas de retraso porque en esto de las inversiones la paciencia es la madre de la ciencia y las prisas solamente aportan malas acciones y peores consecuencias.

Como posdata también quiero explicar a nuestros lectores que no me siento obligado a escribir tanto como antes por tres razones:

1-      Porque estoy cansado de repetirme y no tiene sentido seguir defendiendo mi teoría económica y financiera puesto que ya he escrito mucho acerca de mis convicciones. Por otra parte, mientras los mercados me niegan la razón, escribir más acerca de lo mismo es como llorar sobre mojado.
2-      El tiempo está empezando a ponerse bueno en primavera y también es necesario disfrutar un poco de la vida al margen del dinero y de la economía.
3-      Nuestra Cartera hablará por sí misma, tanto a favor como en contra. Después de todo, todo lo dicho y escrito está concebido para dar soporte a los activos contenidos en Nuestra Cartera. Como tal, por mucho que escriba es en vano si Nuestra Cartera lo desmiente y viceversa.

¿Tienes Oro?

Oro: como expliqué en la respuesta a la pregunta de un lector en el comentario anterior, el oro/plata/mineras está corrigiendo después de fuertes subidas durante los primeros dos mese y medio del año. Mis expectativas son que seguirá corrigiendo durante dos o tres semanas más. Mientras, está formando una nueva base o trampolín para atacar un nuevo asalto alcista. Calculo que para finales de abril o principios de mayo estará listo para dicho ataque.

Sin embargo, los cortos también atacan y todavía existe la posibilidad de que regrese a visitar por tercera vez los suelos de junio y diciembre del 2013. Aunque las posibilidades de una tercera visita a los suelos son remotas, no deben ser descartadas. Dicho esto, la clave, según mi opinión, del final de esta corrección radica en el precio de la plata. Si la plata llega a $19.50 y aguanta el precio (hace dos días tocó los $19.70), sería una pista importante que indicaría que la corrección ha llegado a su fin. Si la plata cae por debajo de los $19.50 de manera sostenida, la próxima parada sería en los $15/$16, lo cual arrastraría consigo la oro y a las mineras y la corrección de extendería hasta finales de verano, espero que no.

Aparte, vengo observando varias formaciones gráficas que me dan aliento y esperanza. Por un lado témenos la posibilidad de que tanto el oro como la mayoría del complejo de metales preciosos están formando el asa de la formación llamada tazón con asa, dicha formación suele ser extremadamente alcista en más del 90% de los casos.

La otra formación es la de uve doble (W) que ya expliqué hace tiempo (insertar en el buscador de la página) y que también es súper alcista si no se rompe para formar una uve triple.

Por último, la formación más alcista de todas las que las gráficas nos muestran actualmente es la de cabeza y hombros invertidos (en la gráfica), esta formación es la más severa y viciosa de todas. A esta formación se le tiene verdadero pánico cuando la gráfica la muestra derecha en un activo, valor o sector en su ascenso, y dicho valor o activo suele bajar entre el 60% y el 90%. Esta formación también la he explicado en el pasado (insertar cabeza y hombros en el buscador del blog). Sin embargo, cuando las gráficas muestran la formación de cabeza y hombros invertidos, como nos muestra la gráfica del oro, suele ser tan viciosa como la derecha pero a la inversa, o sea, al alza. Ahora que la formación está prácticamente completa (bajando hasta $1240 completaría la formación, quizás durante las próximas dos o tres semanas), lo único que nos falta es que no se rompa o distorsione. Por el momento, la corrección actual ha ayudado y está ayudando a que la formación se complete de manera perfecta, veremos.