La volatilidad de octubre del 2014 nos dio la primera advertencia

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

16 de enero 2015

El último comentario del 13 de octubre del 2014 es tan válido hoy como lo fue entonces, y es una de varias razones por la que no he escrito desde entonces. En aquel momento la volatilidad estaba concentrada en los mercados de valores, en el oro y había comenzando en el sector energético. A partir de entonces la volatilidad amainó en los mercados y arreció en el oro. Sin embargo, durante el mes de diciembre y enero amainó en el oro y se ensañó con el petróleo, el dólar/euro/todas la monedas y finalmente con el “doctor” cobre (doctor en económicas), renta fija y de vuelta a los mercados de valores y “quizás” regrese al oro.

El debacle del sector energético, la volatilidad de los metales preciosos y sus derivados, y la resurrección de la volatilidad en los mercados de valores, y ahora del cobre, implica aires de cambio de ciclo. Debajo ofrezco algunas estadísticas concernientes a los mercados de valores pero, de momento, puedo decir que la volatilidad es indicativa de que un tope importante, quizás temporal, se está produciendo para despegar hacia otro tope mucho más alto. También podría indicar que se está produciendo un techo definitivo o que ya se ha producido. El desenlace de la volatilidad actual solamente la saben los titulares de la prensa económica del futuro. Sin embargo, juzgando la historia de estos procesos (oso/bear) suelen durar meses e incluso años. Lo que sí se sabe es que desde que comienza el proceso bajista de los mercados hasta que termina suele durar la mitad del tiempo que duró el precedente proceso alcista. Si a esta estadística le añadimos la estadística de los ciclos presidenciales, que también es bastante fiable, significaría que el proceso del oso o bien ha comenzado o está cerca del comienzo para dar la última estocada en el 2016, quizás a finales.

Los garabatos (análisis técnico) revelan que la gráfica mensual todavía no indica deterioro estructural del Dow o del S&P. Sin embargo, la gráfica mensual del Russell 2000 comienza a demostrar vulnerabilidad. Algunos indicadores de este último índice parecen señalar que la situación actual es parecida a la del 2007, cuando el Russell 2000 no consiguió sobrepasar su anterior techo mientras que el Dow y el S&P continuaron alcistas. En aquel ciclo el Russell demostró ser el líder bajista y unos meses más tarde comenzaron a caer todos los índices.

Sin embargo, en 1990-92, 1994-98 y 2004-06 el Russell presentaba las mismas características y fueron engañosas puesto que fueron impulsoras de fuertes alzas para los tres índices, incluyendo el Russell 2000. Consecuentemente, si se repite la situación del 2007, los mercados están muy cerca del techo y si repiten las tres citadas anteriormente, todavía les falta la fase de alzas verticales. Lógicamente, si la intervención de la Fed. en el año 2000 produjo la burbuja del internet y la intervención de la misma Fed. durante la primera mitad de la primera década del nuevo milenio produjo la burbuja del crédito y la inmobiliaria, la intervención masiva de la Fed. desde el 2009 hasta noviembre del 2014, en teoría debería producir la madre de todas las burbujas.

También es posible que, según los datos que presento debajo, los mercados hayan alcanzado la burbuja y estén listos para desinflarla bruscamente en cualquier momento. Aun así, como he dicho en muchas ocasiones, dado que la cantidad de masa monetaria inyectada en los mercados no tiene precedente en la historia, es imposible saber cuándo explotará la burbuja. Lo que sí garantizo es que explotará.

Continuando con los garabatos: la raya de la medianía de los mercados de valores está por encima del promedio de 25 años. Otra forma de ver el desfase del S&P es que la tendencia a largo plazo desde 1871, ajustando la tasa de inflación, en noviembre del 2014 marcó, por primera vez en la historia del S&P, un 90% por encima del promedio de la trayectoria alcista de largo plazo. De acuerdo con la brillante labor de Robert Shiller, ajustada a la inflación, durante los últimos 16 años, la línea del promedio nunca ha estado por encima de su medianía horizontal que abarca datos y trayectoria que datan desde hace 144 años. Como anécdota comparativa, en 1929, justo antes del crash de la depresión, el promedio llegó a un 74% por encima de su medianía horizontal. En diciembre de 1999 el promedio era del 148% (en este caso fue el Nasdaq), en el 2007 el 85% y actualmente los mercados están en el 92% por encima de su medianía horizontal. Y la última estadística es que el valor de los mercados en USA, comparado con el valor del producto nacional bruto, es del 120%. En general, cuando el valor de los mercados está al 80% del PNB, suele considerarse como buen baremo para comenzar a invertir/comprar.

Dicho lo de arriba, no quiero decir que los mercados se caigan mañana ni pasado, aunque definitivamente podría ocurrir. También podría ocurrir que los mercados sigan alcistas durante todo el 2015 y parte del 2016, especialmente si nos guiamos por los ciclos presidenciales, cuales muchos inversores profesionales veneran puesto que históricamente han dado buen resultado y solamente ha fallado un solo ciclo. Cada vez estoy más convencido que a los mercados de valores todavía les falta por completar la fase maniaca de la burbuja, el despegue vertical. Sin embargo, dado mi récor durante los últimos 24 meses, mi convencimiento podría ser interpretado por algunos como una oportunidad irrefutable para tomar posiciones al contrario.

Mientras tanto, los metales preciosos y las mineras siguen en la perrera. Aunque es posible que el suelo de noviembre haya sido el suelo definitivo, también es posible que el verdadero y definitivo suelo lo hagan en el verano del 2015, después de una última bajada drástica, espectacular y devastadora. Consecuentemente, si un servidor no estuviera invertido en la actualidad, mantendría mi cartera lo más liquida posible (oro incluido) y fuera de los mercados de valores. En la presente situación es tan peligroso invertir corto como largo (bajista/alcista).

Aun así, puesto que soy persona de palabra firme y cuando prometo algo siempre que puedo lo cumplo, este es mi último comentario para Mercados y Burbujas. Por el momento todo continuará igual, Nuestra Cartera será mantenida, revisada y actualizada. Continuaré realizando transacciones cuando las considere necesarias. El que quiera seguir los movimientos de los valores de Nuestra Cartera – compras, ventas, etc., debe prestar atención a cambios y movimientos. Hemos decidido que desde ahora en adelante, excepto en rara ocasión, no escribiré más comentarios. Sin embargo, colocaremos contenido en ingles pertinente al tema general de Nuestra Cartera, oro y específico de las compañías que residen en Nuestra Cartera. Sé que muchos de vosotros domináis el inglés y que otros lo chapurreáis bastante, los demás podéis usar uno de los muchos traductores que abundan por el Internet. Sin embargo, quiero enfatizar que la tecnología de los traductores todavía no está al nivel que debería y que aunque el 65% del contenido es bastante descifrable, en algunos casos concretos, algunos traductores tergiversan el significado de tal manera que el contenido traducido expresa lo contrario de la intención del autor del texto en el idioma original.

A principios del 2014 prometí que si Nuestra Cartera no recuperaba las pérdidas del 2013 durante el 2014 (lo cual equivaldría a ganancias del 100% al final del 2014) cerraba la página. Sin embargo, como algunos me habéis pedido continuar, he decidido (por el momento) dejarlo en tablas, o sea, la cartera continuará pero no haré comentarios. Quiero enfatizar que mi error radicó en el tiempo, lo cual no lo justifica, pero no en la filosofía de la inversión ni en el desenlace. Más bien temprano que tarde, los mercados (y vosotros) me darán la razón. Mientras tanto seguiré atento a los movimientos y vicisitudes de esta particular época dominada por la falacia económica keynesiana que nos llevará a un reasentamiento económico global y cambio de cetro hegemónico, cambio este de proporciones tectónicas que derramará mucha sangre y más angustias. Mientras tanto….

Tienes Oro?