El Dorado Dice Adiós

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

30 de noviembre 2010

El Dorado Dice Adiós

Mundialmente el rojo está de moda. En Nueva York, después del intento de superar las dificultades, el rojo intensifico durante la última hora de negocio. Los tres mercados (Dow Jones, S&P y Nasdaq) sufrieron perdidas considerables, pero sobre todo el Nasdaq que cayó más del uno por ciento. Sin embargo el oro, despidiéndose de los mercados, tomaba dirección opuesta. El valor del dólar aumentó contra el euro, logrando que así ganara hoy la batalla de los tuertos. Volviendo a los mercados, desde el punto de vista técnico, cualquier cosa puede ocurrir durante los próximos días, tanto podrían descender como repuntar. Podría ser que las recientes depreciaciones, aparte de la crisis de la deuda europea, estén diseñadas para forzar la mano del presidente Obama a negociar – con la oposición republicana – la extensión de los recortes de los impuestos establecida por el ex-presidente Bush.

Amenaza o Promesa

Según un artículo publicado hoy en el Financial Times de Londres, Trichet amenaza a los mercaderes de bonos con intensificar la compra de bonos del tesoro de las diferentes naciones adheridas al euro. Sostiene que los mercados desestiman la resolución de los gobiernos, así como las posibilidades de crecimiento de las diferentes naciones componentes del euro (un crecimiento conjunto por encima de un 3% del producto nacional bruto de las naciones que lo forman sería la única manera de solventar la crisis). Esto es prácticamente imposible, puesto que Europa, como unidad, no experimentaba tal crecimiento ni siquiera en el 2007, siendo este año la cúpula de las burbujas gemelas. Después del reviente de las burbujas y a causa de las elevadas tasas de desempleo, que se encuentran a niveles históricos, esto es aún más difícil.

Trichet también se queja de que los mercados se equivocan al fijar las tasas de intereses para España, Italia y otros con un diferencial desproporcionado a esas fijadas a los bonos alemanes. Trichet predica en un desierto, puesto que es imposible que los mercados se equivoquen a la hora de fijar las tasas mas altas. La lógica dicta que la única posibilidad de error de los mercados sería en fijar las tasas demasiado bajas, sobre todo cuando el Banco Central Europeo esta dispuesto a comprar todo tipo de deuda. En el mismo artículo del FT un analista especula que para frenar el tren de la crisis, el Banco Central Europeo (Trichet) necesitaría poner a trabajar las prensas de dinero (sobre este tema y Trichet, ver mi comentario del Miércoles 24 de Noviembre) e imprimir de 1000 a 2000 billones de euros. A lo cual añado que esa liquidez debiera quedarse en los mercados para obtener los efectos deseados. Estas medidas mitigarían la crisis temporalmente, pero al cabo de un tiempo (cual es imposible determinar ahora) empujarían al BCE hacia un callejón sin salida y producirán consecuencias desastrosas. Así que no es de extrañar que en vistas del desastre de la política monetaria de los países desarrollados, los inversores busquen protección en la única moneda que a través de milenios a conservado su valor intrínseco; el oro y la plata.