Preguntas y Respuestas

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

12 de enero 2011

Das también menciona que, “cualquier ralentización en Europa podría afectar el crecimiento chino. China también es un gran poseedor de bonos soberanos europeos, así que se encuentra en una posición significativamente perdedora si continúan los problemas en Europa.”

Encuentro que el autor del articulo tiene una posición un tanto sesgada, o mejor dicho carece de una posición global. China compra y comprará deuda europea fundamentalmente porque son listos:

“’….. después de que China anunciase la semana pasada en Madrid que seguirá comprando deuda pública española tanto en el mercado primario como en el secundario, entre la persistencia de la crisis de deuda soberana en la eurozona.’ ”

Pero resulta que ahora no solo es China sino hay mas interesados:

“El ministro japonés de Finanzas, Yoshihiko Noda, ha dicho que Japón proyecta comprar alrededor del 20% de los bonos que la eurozona emitirá a finales de este mes con el fin de impulsar la confianza.”


Por que ahora tanto interés global?

Bueno, puede que sean listos o puede que no les quede otro remedio. Aparte de la gran posesión de bonos que menciona Das, si la economía europea descarrila a causa del descarrilamiento del euro, esta arrastraría consigo a la economía Americana y juntas estas arrastrarían a las economías asiáticas, sobre todo la Japonesa y la China. Europa es el primer cliente de las exportaciones chinas y Estados unidos de las exportaciones japonesas.

En estos tiempos modernos de integración económica global, todo afecta a todos. En el caso de España, los seis mil millones de euros que los chinos anunciaron para comprar bonos, no es si no una gota de agua en una piscina seca. Los problemas de España son estructurales y arreglarlos requieren grandes cambios como volver a la peseta o mucho crecimiento. Este último es casi imposible dada la cantidad de desempleo, la enormidad de la deuda, la competencia global y la situación política acosada por el poder sindical. Nadie quiere perder nada ni dar el brazo a torcer. España, como la mayoría de Europa, usa una tarjeta de crédito nueva para pagar los intereses de las cien que tiene agotadas; la situación es insostenible y los “interesados” que mencionas no son interesados si no afectados.