7. La Burbuja de Poseidón

Escrito por Carmen Pincha aquí para preguntar

13 de enero 2011

La minería es un sector esencialmente arriesgado. La exploración es aún más arriesgada. Aunque los geólogos pueden resaltar las áreas más probables para la exploración, hasta que no se empiece a taladrar no se podrá saber nada con certeza. En este entorno, es común que las acciones de empresas de exploración muestren alta volatilidad. Esta volatilidad está más estrechamente relacionada con si un taladro descubre minerales o no. Es muy posible que una pequeña empresa multiplique su valor cientos de veces si tiene una racha de éxito.

En un entorno así, no es de extrañar que los precios de acciones se alcen o desplomen de forma espectacular. Sin embargo, que las acciones experimenten un boom o una crisis en gran proximidad, esencialmente una burbuja, sigue siendo un fenómeno poco común. En 1969 y 1970 esto mismo le sucedió a muchas empresas.

7.1 Antecedentes

Frecuentemente se hace referencia a los 50s y a los 60s como “la larga expansión” – el crecimiento fue largo, y el desempleo y la inflación eran bajos. El crecimiento real desde 1950 a 1969 daba una media de 4,5% por año. Excluyendo el boom de la Guerra Coreana, la media de inflación era 2,5% desde 1952 hasta 1969. El desempleo era bajo, con un promedio de 1,2% a lo largo de los 50s y 60s, con una alta de 2,6% en 1961.

Basándonos en esta base de fundamentos económicos solidos, el sector de minería australiano estaba creciendo velozmente. Australia se conocía por su riqueza en minerales desde los primeros descubrimientos de oro. La completa cuantía de esos depósitos era desconocida. Los 50s y 60s eran un periodo durante el cual ocurrieron nuevos descubrimientos de minerales en Australia, expandiendo grandiosamente el alcance y la magnitud de los recursos minerales conocidos. En esta época trascurrieron grandes descubrimientos de mineral de hierro, uranio, bauxita y petróleo: la mina de bauxita Weipa, la mina Mary Kathleen de uranio, la mina de mineral de hierro Mt. Tom Price, y los campos de petróleo de Bass Strait. El crecimiento de índice de minería, ASX, reflejó el efecto total de estos descubrimientos sobre el mercado (Gráfica 7). Durante los 11 años, del 1958 al 1968, el índice creció de media un 25% por año.

7.2 La Burbuja

La burbuja de Poseidón tuvo su origen en el mercado del níquel. Brotó una escasez de níquel en los sesentas. Surgió una alta demanda a causa de la guerra de Vietnam y de la escasez de oferta cuando el gran productor canadiense, Inco, fue enredado en acción industrial. Esto causó el aumento rápido del precio libre del níquel (opuesto al precio controlado de productor)(Gráfica 8).  El precio libre del níquel alcanzó

su cima en el mercado de Londres al principio de noviembre de 1969, aproximadamente £7000 por tonelada. Poseidón llegó a la atención del público en el momento justo.

7.3 Poseidón NL

Poseidón NL (por sus siglas en inglés sin responsabilidad) era una empresa de exploración de minería que hizo un gran descubrimiento de níquel en Windarra, en el oeste de Australia en 1969. Poseidón, muchos años antes de que adquiriera unos contratos de arrendamiento para exploración y contratara un prospector/buscador en 1968, se encontraba en decaimiento. Los contratos de arrendamiento para la exploración no se convirtieron en una mina de oro pero el prospector, Ken Shirley, si encontró un lugar prometedor en Windarra. Las acciones de Poseidón empezaron a aumentar en torno al 25 de septiembre de 1969 cuando los resultados de las excavaciones en el terreno de Windarra empezaron a ser conocidos por algunas personas de dentro, con posesión de información privilegiada. Las acciones se comercializaban a unos $0,80 centavos a principio de septiembre y aumentaron a $1,85 el viernes 26 de septiembre. El lunes 29 de septiembre la empresa hizo un anuncio preliminar indicando que en la excavación se había encontrado níquel, y esto incrementó el precio de la acción de $1,85 a $5,60. El 1 de octubre, directores de la empresa anunciaron, en más detalle, que habían encontrado una gran cantidad de níquel. Ese mismo día el precio de la acción saltó de $6,60 a $12,30 y siguió aumentando (ver Gráfica 9).

Hasta este punto todos los movimientos de los precios de las acciones pueden ser explicados en la base de fundamentos – una empresa pequeña con pocas acciones hizo un gran descubrimiento de níquel. El 3 de octubre este descubrimiento llegó a estar en la portada del Australian Financial Review (AFR) con el titulo de ‘El boom del níquel se convierte en radioactivo’.

A partir de aquí, la empresa capturó la imaginación del público. Otras acciones de minería empezaron a aumentar porque especuladores tomaron posiciones en acciones de níquel, después las empresas con contratos de arrendamiento próximas a Windarra, y mineros en general. Desde octubre a diciembre de 1969 el índice de minería ASX incrementó por 44%, de 438 a 632.

El volumen de comercialización también aumentó sustancialmente, llegando a comercializarse más de 37,9 millones de acciones el 3 de noviembre (comparado con un record  de 20 millones, antes de la burbuja). Esto puso presión sobre los recién instalados ordenadores y las back offices de agentes de las bolsas. Esto solo sirvió para alimentar la emoción mientras que los precios de acciones seguían aumentando.

Nueva información sobre la mina de Poseidón se publicaba gradualmente. Entorno al 19 de noviembre Poseidón publicó otro informe de las excavaciones pero sus acciones, que ahora se comercializaban a unos $50, no tuvieron un aumento considerable. Un movimiento más significativo del precio ocurrió a eso del viernes 19 de noviembre, el día del AGM de Poseidón. Cerró a $110 el jueves y alcanzó los $175 el lunes. Aparte de estas dos ocasiones, la información que muestra movimientos de mercado era escasa; y la información lanzada por Poseidón se descubrió luego que era incorrecta.

Eran múltiples los cálculos del valor de acciones de Poseidón y, dada la escasez de información valida, variaban. Una carta al editor, publicada en el AFR el 31 de diciembre de 1969 sugirió que $112 era un precio adecuado para una acción. En enero de 1970 una empresa asesora de bolsa del Reino Unido publicó un informe que sugería que un valor de entre $300 y $382 seria razonable, el informe fue resumido en el AFR el 11 de febrero, 1970. En cualquier caso, todos los cálculos se basaban en un gran numero de suposiciones,  la principal siendo que el precio del níquel se mantendría igual de alto, entre £6000 y £7000 por tonelada al final de 1969. La mayoría de las suposiciones eran falsas – la concentración del mineral era más bajo de lo que se suponía, el precio del níquel era más bajo de lo supuesto y los precios de extracción eran más altos de lo supuesto.

Mientras que el rápido aumento del precio de una acción de Poseidón era espectacular, por lo menos se basaba en un descubrimiento real. La excesiva especulación en el mercado es mucho más obvia en el comportamiento de otras acciones de minería. Hubo un numero grande de cotizaciones porque los promotores o empresarios intentaban sacar partido del aura positiva que rodeaba a las acciones de minería. Como un eco de la legendaria burbuja del Mar del Sur (empresa que posee una gran ventaja, pero que nadie sabe lo que es) – unas cuantas empresas vagaron con prospectos ‘vanos’ que no contenían ni un detalle sobre ninguno de los prospectos. Por supuesto, los que estaban metidos en el ajo, los que contenían información privilegiada consiguieron extraer mucho dinero del boom.

En una temprana etapa del boom las acciones de Poseidón se convirtieron en inalcanzables para muchos inversores – más o menos cuando las acciones sobrepasaron los $50. En cambio, la atención especulativa se enfocó en acciones más baratas. Aprovechándose, muchas empresas ofrecieron acciones a un valor nominal más bajo o dejando que se pagara en parte. La empresa Barewa ofreció acciones de $1 al igual que acciones pagadas en parte de 10 centavos y de 1 centavo. También, la mecánica del mercado era tal que podrían comprar pero no tenían que pagar hasta un par de semanas más tarde. Esto alentaba a la gente a comprar ya que podían beneficiarse de ganancias antes de tener que pagar, y entonces podían vender sus acciones por grandes beneficios sin depósito de entrada.

Las actividades especulativas que rodean a las empresas adicionales se ejemplifican mejormente con lo que le pasó a Tasminex NL al final de enero 1970. Tasminex era una empresa de exploración que estaba investigando algunos contratos de arrendamiento en Mount Venn, en el oeste de Australia. El 23 de enero, uno de los directores de la compañía cribó algunos ejemplos de excavaciones e identificó algunos metales pesados. Esto pareció ser la base de los rumores que afirmaban que ahí encontraron níquel. Ese viernes los precios incrementaron de $2,80 a $3,30. El siguiente día comercializable, martes, incrementaron aún más, a $16,80, a causa de más rumores. Empresas que tenían acuerdos de arrendamiento cerca de Mount Venn también empezaron a aumentar en valor. Luego, después de una publicación de una entrevista al presidente de la empresa, de un día para otro las acciones llegaron a alcanzar $96 en el mercado de Londres. En Australia las acciones se comercializaban a hasta $75 y cerraron a $40 el miércoles. El presidente de la empresa vendió muchas de sus acciones a estos precios y ganó un buen beneficio. A partir de entonces, las acciones seguían bajando ya que no se escuchaban más noticias sobre el tema. Nunca se descubrió nada en Mount Venn.

7.4 El Crash

El mercado de recursos, medido por el índice de minería de ASX, alcanzó el punto álgido en enero de 1970 y las acciones de Poseidón alcanzaron el suyo en febrero. Después de eso, las dos se desplomaron rápida y sustancialmente. No hay indicación clara de lo que causó esta declinación, pero las actividades de las empresas adicionales sin duda ayudaron a manchar la imagen del mercado bursátil para muchas personas. En su mejor momento Poseidón poseía una capitalización de mercado de $700 millones, que era, más o menos, un tercio de la de BHP (la empresa más grande de Australia) en esa época. Ese tipo de valor no estaba nada mal para una empresa que solo poseía una mina. El punto álgido del mercado también coincidió con una serie de artículos en la portada del AFR, trazando las oscuras prácticas de los diversos promotores de acciones. A partir de entonces empezaron a aparecer un mayor numero de artículos negativos.

Después de llegar a una cima de más de 640 en enero de 1970, el índice de minería de ASX cayó a unos 200 en noviembre de 1971.

Después del estallido de la burbuja, el precio de la acción de Poseidón descendió y el negocio de explotar el descubrimiento del Windarra se empezó a llevar a cabo. Empezando en 1974 la mina produjo níquel pero no era suficiente para mantener a Poseidón en pie. Después de experimentar muchas dificultades Poseidón suspendió la cotización en bolsa en 1976. Western Mining se apoderó de la mina de Windarra, que estuvo en funcionamiento hasta 1991 cuando la cerraron. Esto, en contraste con otras acciones, está asociado con la burbuja – estos nunca tuvieron una mina viable, algunas ni tenía contrato de alquiler de minas.

El informe del comité del Rae documentó los abusos que se cometieron durante el boom de Poseidón. El informe destacó que el mercado bursátil estuvo mal regulado y que mucha de la información que donaban los inversores eran rumores no corroborados. Recomendó un numero de cambios de las regulaciones financieras y las regulaciones del mercado de valores que, presumiblemente, impediría que ocurrieran de nuevo los abusos que tuvieron lugar durante el boom de Poseidón.

Gracias a la retrospección, es posible hacer una estimación del valor real de la mina de Poseidón. A lo largo de su existencia, Windarra produjo 5,4 millones de toneladas de minerales con un promedio de 1,5% siendo níquel. Asumiendo un precio medio de $3000 por tonelada de níquel, eso es igual a unos $250 millones. A esto se le debe restar los costes de capital y trabajo. Dado el bajo grado de mineral, los costes de extracción eran muy altos, por eso no tenían ni perdidas ni beneficios. No obstante, está información no se conocía en 1969 y 1970 así que era racional establecer un valor positivo a las acciones de Poseidón. La burbuja llegó cuando ese valor de Poseidón fue empujado a $700 millones.

La página anterior es 6.Boom inmobiliario de Melbourne

Siguiente burbuja