El Silencio de los Corteros

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

18 de enero 2011

En principio quiero aclarar que la frase de abajo entre comillas escrita en el artículo de Bill Miller del jueves, no se refiere a mi sino a uno de los lectores de Sansón. Mi intención fue de aclararlo en el mismo artículo pero la euforia del momento me lo borró de la mente.

“Contrastando lo de arriba conmigo, un típico lector de Sansón, que en los últimos 10 años tuve solamente un año bajista en el que perdí  (2002, que perdí un 2% de mi cartera) y que el año 2008 gané 27%. ¿Bill Miller un “genio”? Me parece a mi que no.”

Los mercados de Nueva York y del mundo continúan su ascenso implacable, el DOW y el NASDAQ  añadiendo un 0,4% y el S&P un 0,1%. Ni siquiera la retirada “temporal” de la dirección cotidiana del visionario ejecutivo de Apple, Steve Jobs, consiguió arrastrar al NASDAQ. En su momento más bajo de la sesión Apple perdía hasta un 6% pero poco a poco fue recuperándose. En el mercado continuo Apple negocia con perdidas de menos de un 1%, recuperando así un 5%. Apple mostró resultados al cierre de la sesión. Estos fueron muy buenos, así como la guía para el siguiente trimestre. Todos los segmentos de la compañía marchan viento en popa y a toda vela. Aunque muchas compañías se alimentan del éxito de los negocios de Apple, muchos inversores deducen que ese éxito puede traducirse a la economía en general. Como explico en la pieza de abajo, mi opinión es un tanto distinta. Quiero destacar también que en lo que va de temporada de caza, los mercados recompensan a las compañías que muestran números decentes y castigan a los que expresan lo contrario. En ese sentido los mercados no nos dan pistas de futuro-próximo negativo.

El Silencio de los Corteros

Con la influencia del exceso de liquidez inyectada por el keynesiano Bernanke, cuya disciplina aprendió y heredó de su mentor Greenspan, los corteros/cortos se encuentran atrincherados, bien arropados, con sus fusiles cargados y los ojos muy abiertos, pero sin disparar ni una bala. La filosofía de Sansón es que aventurarse a corto en un valor o índice/ETF por el simple razonamiento de que está sobrevalorado, es racionalizar la manera de perder dinero. Hay muchos motivos que no voy a enumerar por los que uno puede posicionarse en corto. Sin embargo, cualquiera que sea el motivo o razón para hacerlo, es siempre muy peligroso y arriesgado. Al contrario de la abogacía de algunos expertos que enseñan e incitan, como si nada, a los inversores a negociar en corto, el inversor que decida hacerlo ha de tener un conocimiento supremo de lo que está haciendo y por qué lo hace.

Como decía, hay muchos cortos agazapados, esperando la oportunidad de comerciar. De momento no lo hacen porque saben bien que actuar en contra de los bancos centrales, sobre todo de la Fed, es una actuación suicida o al menos es nadar contra corriente, especialmente mientras las cifras macroeconómicas sean favorables o no muy desfavorables. Bajo estas condiciones y la influencia de la Fed, cuando los mercados quieren subir son imparables. También bajo las circunstancias mencionadas, un mal hipo, un estornudo o un tropiezo de nada descarga una furia bajista, que alimentada por el hambre de los atrincherados se convierte en un tsunami económico que arrastra consigo todo lo que pilla por delante – incluyendo lo construido, lo que está a medio construir, lo que se utiliza para construirlo, deudas soberanas, gobiernos y demás.

Es mi opinión y creencia que si el NASDAQ se dispara relativamente pronto, un 10% o un poco menos, la formación de cabeza y hombros1 que este índice pudiera experimentar sería mucho más que posible. Si esto ocurriera, correrán dos por tres calles, como a mí me gusta decir. Hace varias semanas que vengo observando con deleite el ETF ultra short QID2. Este llegó a cotizar hasta $102,60 durante la crisis y ahora está cotizando a $10,54. Durante la crisis utilicé este vehículo para neutralizarme y para obtener protección contra la caída con muy buenos resultados. Su opuesto, el ETF ultra Long QLD, durante la crisis llegó a cotizar hasta los $19,46 y ahora está cotizando a $89,61. Si tenemos en cuenta que el 21 de noviembre del 2008 el doble corto QID, cuando se encontraba en pleno apogeo, distribuyó $10 de beneficio a sus accionistas y como consecuencia al siguiente día de mercado su cotización bajo la misma cantidad. Sin los $10 de la distribución de dinero este estaría cotizando ahora a $20,54. Entonces está cotizando tan solo $1,08 por encima del momento en el que su opuesto tocó fondo.

Está claro que mi convicción está simplemente basada en datos y conjeturas. Mi creencia es que cuando estos dos opuestos se encuentren en la distancia de sus cotizaciones que tocaron fondo, la oportunidad de entrar en QID proporcionará un precio de admisión excelente y el factor riesgo recompensa estará fuertemente inclinado hacia la recompensa y viceversa. En conclusión, sin recomendárselo a nadie por las vicisitudes que el corto conlleva – además aquí se está hablando de doble corto que por supuesto también sobrelleva doble riesgo – si el precio de QID llegara a $10, un servidor apretaría el gatillo y lo seguiría apretando gradualmente hasta alcanzar mi posición deseada, la cuál no sería igual que la vuestra puesto que por muchas razones no hay dos circunstancias iguales.

1. Cabeza y hombros es una formación gráfica que generalmente contrae consecuencias catastróficas para las acciones de la compañía o índice que lo forman; los inversores se amontonan para vender, creando así un circulo vicioso.
2. ETF que utilizando apalancamiento y otras técnicas, negocia al doble inverso/corto de la negociación del índice NASDAQ. QLD es exactamente igual pero al contrario/largo.