Caperucita Roja

Escrito por Sanson Pincha aquí para preguntar

31 de enero 2011

Caperucita Roja

Escrito por Sansón, interpretado por Antolín, editado por Carmen

Durante la noche del domingo el mercado de futuros bajaba posiblemente a causa de los problemas que atraviesa el oriente medio, y el lunes por la mañana abrían con pérdidas de casi un 1%. Sin embargo, a la hora de apertura los mercados reaccionaron rápidamente y abrieron al alza. La borrachera inducida por el ponche de Bernanke continúa produciendo la euforia deseada por Los inversores. Estos continúan creyendo en las fabulas que nos cuenta la Reserva Federal. Por si no os habíais dado cuenta, los bancos centrales y los políticos, a la vez que nos regalan el chupa chups, intentan catequizarnos en la creencia de que los reyes magos y las hadas todavía existen de verdad, de verdad de la buena! y también los relatos que nos cuentan. Mientras tanto, los participantes de los mercados creen todas las ficciones de varitas mágicas, que dicen que los problemas que concurren arraigados en la infraestructura de los países desarrollados no existen o no son importantes. Os recuerdo mi artículo de Meredith Whitney, La Bella y la Bestia, en el que la gurú nos dice que los mercados suelen enfocarse solamente en una cosa cada vez y que no suelen reaccionar hasta que un buen día les llega el momento de enfocarse en el problema de moda y reaccionan. Una vez que la reacción toma lugar en los mercados, suele ser demasiado tarde para que el inversor pueda reaccionar. A veces es más prudente abandonar el bar cuando empiezan las acusaciones y los gritos que esperar a que empiece la pelea.

Titular: Contagio de Egipto no Amenazante al Resto del Sistema Solar

Como analogía, usando retorica futbolística: ¿Podría España haber ganado el mundial si la estrategia del equipo hubiera sido simplemente la de despejar balones de la portería a batacazos? Esto es precisamente lo que están haciendo los bancos centrales y los gobiernos de los países desarrollados; mientras, la doctrina de estos es de hacer comulgar a los pueblos con piedras de molino. En este sentido, la mayoría de la prensa y otros medios de comunicación son cómplices de tales estrategias; si no cómplices, ignorantes. En un mundo ideal y perfecto los actuales problemas en oriente medio pudieran resolverse de manera satisfactoria si la democracia fuera la meta de organizaciones con ideología destructiva como al-Qaeda, Talibán y otras. Sin embargo, desde ese punto de vista no se puede concebir que los mercados sean alcistas. Más bien estos están embriagados con el ponche de los bancos centrales. Mientras nadie sabe lo que ocurrirá, la sospecha es que los titulares de la prensa producirán volatilidad en los mercados, cual variable sin duda tendremos que afrontar.

Dicho esto, continúo opinando que los mercados se encuentran en una intersección efímera y que el 2011 nos servirá sorpresas desagradables. Aunque es imposible predecir exactamente cuándo tendrán lugar los desagravios, lo que si se puede decir es que la prosperidad de los pueblos, definitivamente no es obtenible a palo de impresoras. También es evidente que estas están produciendo inflación en oriente medio y en los países emergentes, la cual es transferida vía exportaciones a los países desarrollados. La inflación ya existe en los Estados Unidos y Europa, lo que pasa es que muy convenientemente los gobiernos la excluyen para pretender que ni existe.

En el resto de los mercados, el dólar y los bonos del tesoro se debilitaron un tanto, así como los metales preciosos (excepto la plata que mantuvo su precio). Hasta ahora la baja del oro no es sino ruido de los que, o bien no lo tienen pero quieren comprarlo más bajo o de los que piensan que este está sobrevalorado dado que la recuperación económica es inminente. Sin embargo, la impresión es que el oro está buscando un suelo duro donde asentarse para poder ascender con firmeza. En cuanto las mineras de oro, plata etc. huelan que el dorado asentó, despegarán como un cohete con misión hacia el espacio.