El Amarillo se Enamora del Dorado

Escrito por Sanson Pincha aquí para preguntar

8 de febrero 2011

Escrito por Sansón, interpretado por Antolín, editado por Carmen

La pasada noche China subió el tipo de interés por tercera vez en el último mes, pero no tuvo mucho impacto sobre los mercados mundiales. Será interesante ver como responde el mercado chino cuando abra de nuevo mañana -después de haber estado cerrado durante la última semana a causa de la celebración del año nuevo chino.

En los Estados Unidos los mercados abrieron ligeramente al alza pero con bajo volumen.  Continuaron así durante todo el día, ganándole la batalla a la ley de la gravedad.

Dejando a un lado el mercado de valores, el dólar cotizó un poco más débil, así como los bonos y el crudo. Sin embargo, los metales preciosos volvieron a repuntar. A la apertura el oro subía un 1% y la plata un 2%. Así como avanzaba la sesión, la plata seguía subiendo para cerrar con una subida del 3%. Las mineras de preciosos cotizaron en firme y parece ser, por lo menos de momento, que los bajos de hace dos semanas sirvieron de suelo. Bajo mi punto de vista no hubo ninguna causa especial que apuntara el porque de la subida de hoy del oro. Quizás algunos de los que últimamente se han mantenido bajistas se hayan puesto un poco nerviosos y decidieran cubrir sus posiciones.

Desde el mes de abril del año pasado ha habido desarrollos positivos que han impactado la demanda del dorado. Me refiero al lanzamiento del plan de acumulación de oro implantado por el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC-Industrial Comercial Bank of China), especial para pequeños depositarios chinos, el cual ahora tiene un millón de inversores. Este fondo permite acumular pequeñas cantidades de oro diariamente, que a su madurez pueden ser intercambiados por dinero u oro físico. El ICBC tiene 220 millones de estos pequeños ahorradores y además hay otros bancos comerciales que ofrecen los mismos servicios. Por lo tanto, esta modalidad pudiera tener grandes consecuencias en lo que se refiere a la demanda del precioso metal. Esta nueva modalidad, en efecto, esencialmente permite y coloca al pequeño inversor en el estándar del oro.

Cuando veamos que ocurra algo similar en los bancos norteamericanos y europeos, y que la participación sea similar a la de los chinos, sabremos que el mercado del oro entrará en su última y más pronunciada etapa alcista. De momento, todas las tentativas de muchos que inventan burbujas donde no existen, son casi tan cómicas como mal informadas.