Entre Col y Col… Una Pregunta

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

24 de marzo 2011

Refiriéndose al comentario de Sansón escrito el 8 de febrero, http://www.mercadosyburbujas.com/archives/668,
un lector hace la siguiente pregunta:

“Este fondo permite acumular pequeñas cantidades de oro diariamente, que a su madurez pueden ser intercambiados por dinero u oro físico. El ICBC tiene 220 millones de estos pequeños ahorradores y además hay otros bancos comerciales que ofrecen los mismos servicios.”
O sea, que lo que tienen estos AHORRADORES es una libreta donde anotan unos números para que a su madurez, SI DIOS QUIERE…, lo puedan cambiar por dinero o por oro. Esto es un instrumento de ahorro, que quizás le interese al Poder Chino, mala seguridad social deben de tener. En fin, yo lo que quiero preguntar es,

¿Por qué yo como inversor o especulador debo de comprar oro?

¿Qué tiene el oro que no tenga otro instrumento de pago?

¿Verdaderamente alguien puede medir su valor intrínseco?

Los chinos no tienen seguridad social. Proveer a 1,300 millones de almas con seguridad social y con la renta per cápita de China, de aproximadamente $3000, es imposible. De cualquier manera, para bien o para mal, buena parte de los problemas que vivimos en los países desarrollados son causados por las insostenibles concesiones sociales como la seguridad social y las pensiones. Los chinos no tienen este tipo de problemas y consecuentemente su economía es más dinámica. Lo mismo ocurre con Rusia, Brasil y otros países emergentes.

Si mal no recuerdo, la seguridad social fue la primera de las concesiones sociales. Esta fue ideada e implementada a principio de los sesentas por la administración del presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson. A partir de ahí otros países copiaron e imitaron el mismo sistema o uno similar. En aquel tiempo la idea fue buena y pura pero ausente de visión futurista puesto que la creencia contemplaba la premisa de que nada fundamental cambiaria en el futuro. Antes de tal entelequia y a través de la historia, los ciudadanos del mundo asumían la responsabilidad de procurar y ahorrar para el futuro y la vejez. Los ciudadanos del mundo de hoy pagan, así como las empresas, el dinero a los gobiernos y delegan a estos las responsabilidades. Obviamente y por diferentes razones el sistema delegado está en bancarrota en la gran mayoría de los países que lo ofrecen/obligan; en conclusión, el sistema no funciona. Una de las principales causas del fracaso es que los gobiernos gastan/malgastan el dinero en vez de apartarlo e invertirlo. La historia nos demuestra que los gobiernos, sin excepción, al operar con dinero ajeno son peores gestores que la gran mayoría de los ciudadanos que administran sus propios recursos. La creencia es que el gobierno da. El gobierno no da nada que el ciudadano no haya pagado previamente. Una cosa muy distinta es que los gobiernos ayuden a los que entre nosotros fueron dotados de menor intelecto o de mayor desgracia. Considero que eso está bien, y que es deseable y moralmente obligatorio. Sin embargo, también considero que este tipo de humanidad social debería formar parte de los cálculos a la hora de tasar los impuestos ordinarios y que a la vez conlleva la responsabilidad de combatir el inevitable abuso. De todos modos, dada la fuerte adicción a la que los mandatarios están acostumbrados resultaría más fácil pedirle peras al olmo que control de balance de gastos a los gobiernos. Como consecuencia, en lo que refiere a atención médica y medicamentos, los servicios y los subsidios serán cada vez más reducidos y consecuentemente dichos beneficios serán crecientemente complementados con co-pagos adicionales por parte del ciudadano. En cuanto a las pensiones, estas verán la edad de derecho a percibirlas cada vez más retrasadas. Los subsidios del desempleo cada vez serán más reducidos tanto en el tiempo come en la remuneración. Los beneficios de asistencia social se reducirán hasta el punto en que veremos al hambre pasearse por la calle de todos los pueblos  y ciudades. Todo esto no ocurrirá sin antes experimentar fuertes tormentas, marejadas y tempestades sociales y políticas.

Por otra parte, un instrumento de ahorro a equis madurez puede comprender entre 90 días y 100 años. Sé que lo sabes, pero quiero aclararlo puesto que pudiera interpretarse que la madurez se produciría a cierta edad de retiro, por ejemplo a los 65 años. En el caso expuesto arriba, como en casi todos los casos, el interés que pagan las cuentas está directamente ligado a la madurez del contrato.

Respuestas:

1) Porque el oro está en bull market/alcista desde hace diez años y el final de las alzas por el momento es invisible debido a las imprentas de dinero de los gobiernos y lo que les queda por imprimir y devaluar las monedas. La única e irrefutable CERTEZA de los problemas que vive el mundo de los países ricos es que no dejaran de imprimir dinero de la nada y que consecuentemente el oro seguirá subiendo. Llevo más de tres años pregonando este mensaje y otros que saben más que yo llevan haciendo lo mismo más tiempo que yo. Hasta ahora no nos hemos equivocado ni nos equivocaremos. Eso sí, habrá volatilidad de por medio.

3) El valor intrínseco puede deducirse creando y descifrando la siguiente ecuación:  ¿Cuánto oro existe en la superficie del mundo en la actualidad? la capacidad de dos piscinas olímpicas. ¿Cuantas reservas de oro existen bajo la superficie de la tierra? cada vez menos puesto que las minas cada vez son menos, más profundas y las reservas comprobadas y sin comprobar cada año disminuyen. ¿Cuánto cuesta extraer de la tierra una onza de oro? dependiendo de la mina operadora, entre $650 y $850 por onza. ¿Qué porcentaje de rentabilidad tiene o debiera tener le mina operadora o/y sus accionistas teniendo en cuenta el factor riesgo/recompensa? subjetivo. ¿Qué demanda/uso tiene el oro? principalmente joyería. Si cosechas esta ecuación, conocerás el valor intrínseco del oro.

2) Esta pregunta está contestada y explicada en mi página una y mil veces puesto que he escrito muchísimo acerca de este tema. Sin embargo intentaré exponer una pequeña sinopsis.

En la antigüedad (no tan antigua) el oro y la plata eran casi los únicos metales que representaban un valor intercambiable por bienes y servicios. Con el paso del tiempo ciertas personas, que a menudo intercambiaban bienes y servicios entre sí, comenzaron a escribir notas/papel promisorias de pago respaldadas por depósitos verificados de oro o plata. A estas promesas de pagarés se les llamó dinero fíat que significa fiar/confianza y procede del latín. Con el paso del tiempo y el avance del comercio, debido a la dificultad y el riesgo que conllevaba transportar grandes cantidades de oro y plata constantemente, los gobiernos (en aquel tiempo muchos eran grandes feudos, siendo el más importante y antiguo el de los Medici de Venecia) decidieron crear dinero fíat respaldado por oro/plata para facilitar el comercio y a la vez asegurar el cobro de los impuestos correspondientes. Con el paso del tiempo se decidió que los después llamados bancos (nombre procedente de la práctica de llevar negocios a cabo en ciertos asientos situados en plazas públicas y puertos de mar) podían también crear fíat respaldado por oro. Más tarde decidieron que el respaldo de fíat por oro podría ser menos del cien por cien, y sucesivamente el respaldo llegó a disminuir hasta llegar al 10%. En 1934 el estándar del oro dejó de ser prevalente en el mundo y en 1974 el presidente Nixon rompió definitivamente todos los lazos. Desde 1934 el poder adquisitivo del dólar/fíat ha descendido en casi un cien por cien. Desde que la historia tiene anales, el oro ha sido y sigue siendo el depósito de valor preferido en el mundo. En ciertas etapas históricas, el valor del oro ha excedido su valor con respecto a ciertos barómetros de medida y balance que existen. En otras etapas, lo contrario también ha sucedido. Algunos estadistas e historiadores económicos apuntan que el valor del conjunto del índice Dow Jones equivale al valor en dólares de una onza de oro. En la actualidad, onza de oro=$1435, Dow=11858 puntos. La diferencia es aproximadamente del 900% – o bien el primero sube a buscar al segundo, o el segundo baja a encontrarse con el primero, tú decides. Si a todo esto le añadimos las sucesivas e incesantes imprentas de fíat a nivel mundial y la asegurada inflación que ya existe y seguirá intensificándose hasta parecerse a la película de un tren viajando a gran velocidad sin conductor y sin frenos, el deterioro del dólar como moneda reserva mundial, el deterioro social y político en muchas regiones del mundo, el miedo de los políticos a curar los males económicos, la negativa de los pueblos al dolor de ajustarse el cinturón y consecuentemente votando fuera al que lo proponga, la inestabilidad de todas monedas fíat del mundo y las incertidumbres bélicas y energéticas, la única pregunta lógica seria… ¿tienes oro?