Devaluación del Dólar = Inflación Global = Guerra Económica

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

13 de abril 2011

En Estados Unidos las consecuencias de la relajación cuantitativa 1 (RC1) y la relajación cuantitativa 2 (RC2) han sido y serán la devaluación del dólar. Devaluando el dólar, los Estados Unidos intentan crear un módico nivel de inflación para, según Bernanke, combatir la deflación. Como consecuencia secundaria, Bernanke exporta inflación al resto del mundo, y como el titular implica, las consecuencias de las consecuencias serán altos niveles de inflación en un futuro no muy lejano.

Desde hace más de un año la inflación ha comenzado a inflarse a un paso ligero y alarmante. Esta premisa queda demostrada cuando tenemos en cuenta que uno de los primeros síntomas que muestra la cara atrevida de la inflación es la reducción, por el mismo precio, de la calidad o de la cantidad de algunos productos básicos. Si mal no recuerdo, este primer efecto de la inflación incógnita lo escribió el distinguido economista Murray Rothbard. La mejor manera de comprobarlo es prestando un poco de atención a las etiquetas, a los pesos, a los productos o a los servicios. Claro queda que si el precio del producto, sin ser alterado en cantidad ni en calidad, es mayor de lo que era no hace mucho, la inflación queda reflejada en el precio. Si en algún caso notamos mayor precio a la vez que calidad o cantidad reducida, lo mejor es cambiar de marca o servicio.

Quiero anotar que al ser la mayoría de los productos globales (no solamente las materias primas) cotizados y negociados en dólares, al devaluarse el dólar (siempre que la demanda sea la misma o mayor) los productos cuestan más dólares. Así que, debido a la política económica de Bernanke los coeficientes inflacionarios, salvo depresión global, seguirán definitiva y absolutamente aumentando.

Durante los últimos dos años hemos vivido tiempos de estanflación, donde unos productos suben mientras otros bajan; equivale a recibir un beso en la mejilla izquierda a la vez que te arrean una bofetada en la derecha. Uno de los motivos por los que la inflación hasta el momento se ha mantenido relativamente contenida, excepto en los sectores de las materias primas y los alimentos básicos, es por causa del la RC1 y subsecuente RC2 por parte de la Europa* de Trichet*, Japón y otros países ricos y emergentes. Las consecuencias del las dos Erre Ces en el  mundo, sin contar las de los Estados Unidos, ha tenido el efecto de contrarrestar e impedir una caída del dólar más fuerte y consecuentemente es lo que ha mantenido la inflación menos inflada. La cual sumada a la deflación de algunos sectores de la economía, hasta ahora ha significado estanflación.

Quiero anotar que en la era de la globalización, aunque un producto en un determinado país sea producido más barato que en el resto del mundo, no significa que los ciudadanos del país donde el producto se produjo más barato disfruten de dicho producto a precios más reducidos (aunque en algunos casos existen considerables diferencias debidas a los mayores o menores impuestos añadidos por los diferentes países) sino a los estándares globales puesto que los precios de todos los productos son fijados en dólares principalmente en los mercados de futuros de Chicago, Londres y Hong Kong. Es por eso que el dólar como moneda reserva mundial juega un papel esencial a la hora de fijar los precios de los productos globales.

Según Bill Fleckenstein: “Es casi seguro que Bernanke reduzca el fluido de los grifos de tinta de las imprentas e incluso que en el mes de junio termine con el programa de RC2. Otros apuntan que es una cuestión de tiempo hasta que Bernanke comience el nuevo programa de RC3. Sin embargo, el asunto reside en el gran dilema que el mandato del congreso impone a  la política monetaria del presidente de la Fed.; luchar contra la inflación y el desempleo. De esta manera Bernanke está atrapado entre un alto nivel de inflación por un lado e igualdad de altura de desempleo por el otro. Si el primer mandato requiere la subida de los tipos para combatirla, el segundo exige todo lo contrario. En conclusión, estoy convencido de que optara por la reducción del desempleo y que seguirá manteniendo los tipos relajados, sino, como hasta ahora, no habrá mucha diferencia.”

A lo de Fleckenstein quiero añadir que aunque Bernanke opte por la terminación del RC2, aún tiene dos trillones invertidos en bonos del tesoro estadounidense y a medida que las diferentes remesas vayan madurando tiene la opción de reinvertirlos, y como consecuencia mantener los mercados saturados de liquidez. Otra de las posibles consecuencias es que no tenga más remedio que reinvertir en bonos del tesoro para seguir financiando la deuda de la nación, porque es posible que no haya nadie más dispuesto a comprar nueva deuda, sobre todo a tan bajo rendimiento; los chinos han dejado de comprar, los japoneses después de los cataclismos que han sufrido no pueden comprar y los árabes también han dejado de comprar. En realidad, por el momento el único comprador es Bernanke puesto que los más grandes fondos americanos que tradicionalmente invertían en bonos del tesoro por su relativa seguridad, tampoco están comprando. Mi próximo artículo será dedicado exclusivamente al porqué los grandes fondos de bonos americanos, después de haber ganado dinero a tutiplén durante los últimos treinta años, rehúsan a financiar la deuda de su gobierno. Utilizaré el fondo dirigido por Bill Gross y Mohamed El-Erian, PIMCO, como modelo de la premisa.

Aunque este tipo de lectura es un tanto mundana y refiere a política monetaria extranjera, es tan importante o más comprenderla que la política nacional propia, puesto que las ramificaciones de la política monetaria de la economía mayor del planeta, cual también incluye la moneda reserva mundial, nos afecta a todos más directamente de lo que pudiéramos imaginarnos.  Por eso es que a través de la historia de los últimos cien años los mercados de valores de Nueva York, excepto en raras y contadas ocasiones, marcan la pauta del resto de los mercados del mundo.

Entre otras, una de las consecuencias directas de lo que aquí se expuso es que el oro y el resto de los metales preciosos cotizan, en términos de dólares y de todas las monedas del mundo, a niveles de record histórico, lo cual no augura nada bueno. Muchas voces protestan y apuntan que el oro ya está muy caro o que está en burbuja. Sin embargo, el llamado “dinero inteligente” sigue comprando oro e invirtiendo en metales preciosos y en minas de los mismos. En lo que respecta al llamémosle “dinero normal” nunca es tarde si la dicha es buena. Aunque la dicha pudo haber sido mejor hace unos años, todavía sigue siendo buena y el tiempo será testigo. Como dijo el filósofo Cervantes: en el amor y en la guerra todo se vale. A lo cual yo añadiría también la economía. Entonces, como estamos en guerra económica, el inevitable desafío es: ¿Tienes escudo blindado? ¿Tienes oro o plata?

*Aunque Trichet niegue que el BCE está imprimiendo euros, está claro que es una cuestión semántica y que le llame como le llame, la realidad es que comprar bonos soberanos de los países de la eurozona con euros electrónicos, es hoy, ha sido siempre, y siempre será imprimir dinero.
*Contradictoriamente, la subida de los tipos de la semana pasada por parte de Trichet, aunque simbólica, ha dividido a Europa en dos, y antes que el reloj toque la doceava campanada del último segundo del presente año, facturará consecuencias lamentables para el conjunto de la eurozona.