Skype al Rincón de los Incomprendidos

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

13 de mayo 2011

Muchos analistas han criticado la adquisición de Skype por parte de Microsoft. Unos apuntan que será otro fracaso más, y que formará parte de la larga lista de adquisiciones mal concebidas por parte del gigante del software. Otros comentan que Microsoft suele llegar tarde, mal y nunca, y que reacciona tarde a la hora de competir en el mundo de las “nuevas” tecnologías. Hay quienes dicen que es un monopolio en decadencia y que la trayectoria no cambiará ni con esta adquisición ni con ninguna otra. Algunos se quejan de que el monopolio ha pagado demasiado por una compañía cuyas ventas anuales alcanzan los mil millones de dólares y pierde dinero puesto que el 85% de sus clientes utilizan los servicios gratis y que las posibilidades para monetizar dichos servicios en el futuro son nulas. Wall Street castiga el precio de las acciones de Microsoft tanto si compran algo como si lo venden, tanto si tienen buenos resultados como si no. Microsoft es una compañía incomprendida a la cual Wall Street castiga simplemente por el estornudo de un ejecutivo.

El día anterior a la adquisición circulaban rumores de que ambas compañías (Microsoft y Skype) habían entrado en negociaciones y que estaban a punto de cerrar el trato. Al leer los rumores, inmediatamente comprendí que la idea sería excelente y que beneficiaría al gigante en muchos frentes de sus negocios de maneras que la gran mayoría de los analistas no comprenderían pero algún día comprenderán. Soy uno de los que han criticado a Microsoft en el pasado por las malas ideas que han tenido. Por ejemplo, si la intentona de adquirir a Yahoo se hubiera llevado a cabo, esta habría sido un desastre para ambas compañías. Otra de las malas ideas fue la adquisición de aQuantive en abril del 2007, cuando Microsoft pagó seis mil millones de dólares por esta compañía que se dedicaba a colocar publicidad en internet con tecnología propia llamada Atlas. Conozco muy bien todos los detalles de esta adquisición puesto que un servidor era accionista de aQuantive cuando el gigante la compró por $68,50 por acción. Fui accionista de aQuantive desde el mismo día que la compañía salió al mercado a $30 por acción en la primavera del año 2000, pasé por el reventón de la burbuja del internet en el mismo año y vi las acciones de la pequeña compañía pasar desde $90 hasta 0.30 centavos de dólar en el año 2001 donde cargué la mano puesto que en aquel tiempo la compañía llegó a tener un valor en bolsa de $17 millones mientras tenía más de $70 millones en el banco. Os cuento esto como testimonio de que durante 7 años seguí la compañía muy de cerca y aunque esta tenía un excelente ejecutivo y también una ejecución extraordinaria, y personalmente me beneficié en buena medida de aquella adquisición, comprendí que fue mal negocio para el comprador y que Microsoft había pagado más de tres veces el valor verdadero de aQuantive.

En cuanto se refiere a la adquisición de Skype es obvio que Microsoft piensa utilizar la plataforma, que cuenta con 700 millones de usuarios en el mundo, como trampolín de valor añadido para la gran mayoría de sus productos y negocios, y de esta manera mantener y aumentar las cuotas de mercado de sus productos tanto de cara a la empresa como al consumidor. Muchos no saben que el 70% de las ventas de Microsoft proceden de las empresas y que no hay ninguna compañía en el planeta que pueda competir en calidad, servicio y precio con sus productos. Windows 7 es un producto excelente que todavía está a medio ciclo puesto que muchas empresas están en proceso de adaptación. Incluyendo en este: MS Office y sus componentes (Word, PowerPoint, Excel y Outlook) que son herramientas irremplazables para las empresas; Xbox que Microsoft utiliza como centro nervioso de comunicaciones en el hogar; Kinect que promete ser la tecnología del futuro con posibilidad de innumerables aplicaciones; Windows Phone 7 que adoptado por Nokia y con la incorporación de Skype será competencia formidable para Apple y Google Androide; y Lync, el servidor de comunicaciones unificado que en buena dosis integrará la tecnología de Skype. Skype será incorporado en todos los productos/subproductos mencionados. Es cierto que en lo que respecta al consumidor Microsoft está perdiendo un poco de cuota con Google y Apple, pero sin embargo la nueva adquisición de Skype les planteará formidable competencia.

En conclusión, la adquisición de Skype puede llegar a probar que los 8.500 millones de dólares pagados resultaran ser una ganga. De todas maneras, la valuación actual de las acciones de Microsoft – teniendo en cuenta que tienen un múltiplo de 9 a vista del 2012 comparadas con el múltiplo promedio de 15 del S&P 500, y con un crecimiento de ventas del 14% con respecto al año anterior y crecimiento del beneficio del 31% también con respecto al 2010, y teniendo 40.000 millones de dólares en el banco y un dividendo decente comparable a lo que paga el bono a 10 años del tesoro de los Estados Unidos – es una breva de las que raramente se dan. De acuerdo con los cálculos de mi modelo, en contraste con los $25 a los que actualmente cotiza, la acción de Microsoft debiera tener un valor de entre $35 y $40. Los mercados no siempre son justos o eficientes y a veces muestran ceguera selectiva que tarde o temprano corrigen. Obviamente el factor riesgo recompensa esta en este caso sopesado hacia la recompensa y alejado del riesgo. Por tanto, la fortuna sonreirá al que tenga la sabia paciencia de esperar. Estoy seguro que el Presidente de Oracle y supremo conocedor de chollos, Larry Ellison, compraría Microsoft a este precio en un instante y sin pensarlo dos veces, pero sabe muy bien que los reguladores nunca lo permitirían.

En cuanto a la corrección que las materias primas, los metales preciosos y las mineras de los mismos están sufriendo, hay que recordar que todos los ciclos alcistas corrigen y que unas veces corrigen más fuerte que otras. Sin embargo, lo normal es que corrijan para poder seguir subiendo. Por poco que a uno le guste, si no fuera así no sería normal.