Entre la Espada y la Pared

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

9 de junio 2011

En vista del trancazo recibido por la plata, las materias primas y los combustibles durante las últimas cinco semanas, lo más sorprendente ha sido el comportamiento del oro. Mientras que la plata recibió un revés del 35% y los combustibles, al igual que las materias primas, uno del 15%, el oro tan solo descendió un 2% desde sus máximos históricos de 1.555,00 del 4 de mayo del 2011. La razón por la que esto es un hecho significativo es que el precio del oro a través de la historia ha sido un excelente índice vanguardista y representativo de donde el dinero llamado “inteligente” se refugia en tiempos de inestabilidad, inflación y devaluación del papel, sobre todo cuando la devaluación del papel se trata de la moneda reserva mundial. Los problemas en Europa, aparte de que no tienen cura, son obvios para cualquiera que esté interesado en mirar más allá de una cuarta. Los problemas de los Estados Unidos son otro tanto de lo mismo.

Empezando por Europa, en concreto Grecia: Después de que los vampiros (como algunos bien los llaman) guardianes del ECU anunciaron, sin manifestar la exactitud de los detalles, que Grecia seria rescatada, los instrumentos aseguradores de incumplimiento de pago crediticio (Credit Default Swaps) bajaron tan solo 55 puntos básicos de una base de aproximadamente 1.500,00 puntos básicos. En otras palabras, los mercados ni siquiera se hicieron eco del rescate que se aproxima. Como confirmación, la semana pasada el oro asentó nuevos máximos con respecto al euro.

Paso a citar a Bill Fleckenstein para después expandirme un poco sobre su premisa y sobre la coyuntura del camino que el oro parece estar señalando:

“Enfatizo que la FED implementará alguna variante de lo que en realidad será Relajación Cuantitativa 3. Lo que no sabemos es hasta qué nivel tendrá que bajar el S&P para que Bernanke precipite la acción de la RC3. Una vez que sea desvelado, cualquiera que sean las alzas que los mercados experimenten como consecuencia, podrían presentarnos una oportunidad excelente para posicionarnos en corto tanto en valores como en bonos soberanos, pero por el momento no quiero divisar más allá de lo necesario. Mientras tanto, en los próximos meses, lo más seguro es que las ganancias vendrán del oro y de las mineras de oro, puesto que el carácter del mercado del oro, a mi parecer, en los últimos dos meses ha cambiado de manera sutil pero importante, y está negociándose mas como moneda de curso y timbre (de la que nadie posee suficiente cantidad) que como contra restante de otros activos o monedas. Si este fuera el caso, un día de estos los valores de minas de oro experimentaran alzas extremadamente vertiginosas, puesto que por el momento están exageradamente deprimidos por la creencia (errónea) de que el oro está a punto de hundirse. Ahora que está clarísimo que la FED está entre la espada y la pared y que la RC1 y RC2 no han hecho nada para reducir el desempleo, el mapa que he trazado es el que mi brújula me indica.”

Desde que conozco a Fleckenstein, en varias ocasiones he estado en desacuerdo con él en cuanto a precios de algunos activos, duración de alguna corrección de algún sector o alguna menudencia. Le he discutido, racionalizado y porfiado, sin embargo, siempre me ha tocado perder – el tío es una maquina. A no ser que uno sea como el del chiste que decía que le gustaba jugar al póker y perder, no se puede ir contra él.

Dos gurús, dos estrategias distintas: Al parecer existía una contradicción entre el descubrimiento del plumero de Fred Hickey de la semana pasada y la brújula de Fleckenstein de hoy. Sin embargo, Hickey ha dado el brazo a torcer y ha permutado la batuta de su estrategia para concedérsela a su amigo Fleckenstein. La estrategia de Hickey es solida, aún no está perdida y todavía podría ser implementada en su día. El criterio de ahora de Hickey es que QUIZÁS este verano no sea aburrido ni para el oro ni para los valores que representan las minas de oro y plata, y que como conclusión sería demasiado arriesgado que sorpresivamente el mercado de los metales preciosos, después de haberlo seguido y cortejado durante toda la década, lo pillara con posiciones menores de las deseadas. Con esto me despido hasta la semana próxima, como la cosa está que arde, no quiero despedirme sin antes hacer la tradicional y pertinente pregunta -¿Tienes oro?

Como extraordinaria, esta semana he compuesto un poema de dos quintillas y dos cuartetas que dedico a Bernanke, Trichet y al resto de los keynesianos que intentan apagar un fuego con un océano -en vez de vivir chamuscados vamos a morir ahogados.

Para concluir el tema
de la Griega reestructura
he escrito este poema
para constar con frescura
que helena tronará sin duda.

Será pues la originaria
en capitanear el alud
que porte a la periferia
con apremio al ataúd.

Es algo que yo bien sé,
no sé ni cómo ni cuándo
no sé si mucho o si poco
no sé si duro o si blando,
pero que truenan lo sé.

Nadie hálleselo extraño
que volvamos al antaño.
Adiós euro, hola dracma,
Lira, escudo, peseta y alma.