La Piedra Filosofal 2 (El País)

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

7 de julio 2011

En el año 1206 Genghis Khan, el gran líder guerrero que aún es el máximo exponente de la historia de ese país, después de amplias conquistas territoriales, constituyó el gran dominio que sería el mayor imperio contiguo que el mundo hubiera conocido – ni siquiera el imperio romano lo igualaba. Al final de su vida, Khan declaró a su pueblo: “Con la ayuda del cielo he conquistado un enorme imperio para vosotros. Pero mi vida fue demasiado corta para lograr la conquista del mundo entero. Esa labor os pertenecerá a vosotros.”

En 1990, con la caída de la Unión Soviética (como explicaba en la premisa de la semana pasada), aquel país que durante los últimos 300 años estuvo olvidado de la mano de dios y del hombre, obtuvo la independencia para asentar la primera democracia de su historia. Afortunadamente desde de que el país formó la democracia y hasta hace tan solo un año, en contra de su voluntad, ha sido ignorado por occidente. Digo afortunadamente porque desde el año 1990 hasta el 2010 han tenido tiempo de observar y aprender el sistema capitalista. Al mismo tiempo, han podido observar la paulatina depleción de los recursos naturales del planeta y, como consecuencia, el enorme aumento de los precios de las materias primas y energéticas. Si hace 20 años occidente hubiera descubierto la inmensidad de sus recursos naturales, se los hubieran engatusado a cambio de dos monsergas, un Chupa Chups y cuatro cacahuetes. Por falta de medios para descubrir recursos, nadie sabía que bajo el suelo del desierto del Gobi, uno de los lugares más hostiles e inhóspitos de la tierra, se hallan múltiples y gigantescos filones de minerales que colmarán al país y a sus ciudadanos de riquezas inconcebibles hasta hace tan solo un año. De repente, después de taladrar el suelo en diferentes geografías del país y encontrar recursos singulares, occidente aparenta estar muy interesado. Durante los 70 años previos a que este país cayera bajo la tutela soviética, fueron invadidos y regidos durante 200 años por China. Por suerte para occidente, Mongolia desconfía de China y la detesta.

Mongolia es pues ese país donde la panacea del inversor reside. Es uno de los países menos poblados y más pobres del mundo, aunque irónicamente es también uno de los más ricos. Debido a su ubicación geográfica en el centro del continente asiático, está rodeado de montañas y la mayoría de su territorio está invadido o bien por la estepa o por el desierto. Contiene una población de un poco más de 2 millones y medio de habitantes, cuya mitad reside en la capital. Y tiene una ganadería que supera más de veinte veces el número de humanos. Su capital es UlaanBaatar pronunciado Ulan-Bator y es la capital de mayor elevación sobre el nivel del mar y la que soporta las temperaturas más prolongadamente frías del planeta. La mayoría de la población del país era nómada hasta hace tan solo unas décadas.

Antes de que llegaran los soviéticos a principios del siglo veinte e introdujeran el vodka, la bebida favorita nacional era, y en buena medida sigue siendo, un mejunje de leche de yegua fermentada con bajo grado de alcohol llamado Airag o Kumis. Ordeñan las yeguas desde mediados de junio hasta principios de octubre e increíblemente durante la temporada del ordeño, una yegua puede producir entre 1000 y 1200 litros de leche, de la cual la mitad es para el nómada y la otra mitad para el potro. Por si a alguien, para satisfacer la curiosidad, se le ocurre ponerse a ordeñar una yegua para saber a qué sabe, es conveniente apuntar que la leche de yegua contiene tanta lactosa que, a no ser que uno sea potro, es prácticamente indigerible. También es conveniente detallar que un buen trago de leche de yegua es el equivalente a la maldición de aquel gitano que decía: “Ojalá que te de una C@&<*%@ que entre más corras mas G!#<$ y que cuando pares revientes.” Para evitar los retorcijones que produce la lactosa, el páncreas humano segrega una substancia que hace posible la digestión de una cantidad moderada. En lo que concierne a lactosa, la leche de yegua no tiene nada de moderada. Los azucares de la lactosa son los que la fermentación convierte en alcohol, haciéndola digerible y festiva -de ahí que los mongoles se la tomen fermentada.

Incluso hoy, la mayoría de la población todavía vive en un tipo de tiendas de campaña circulares y bastante elaboradas llamadas Gers. Puesto que las carreteras brillan por su ausencia, un nómada mongol se considera rico y afluente si tiene al lado del Gers un disco de televisión por satélite, un panel de energía fotovoltaica y una moto de todo terreno. Aparte, los mongoles gustan aparentar riqueza y para demostrarla invierten la mayoría de su dinero en su caballo, montura y en joyería.

Uno de los problemas de invertir en Mongolia es que su mercado de valores todavía es negociado de forma rudimentaria donde no existen ordenadores y la transparencia de las compañías que cotizan no es ideal. Aún existe corrupción y el volumen de negocio es relativamente pequeño. La mayor de las compañías que cotizan en la única bolsa del país paga un dividendo del 18%. Sin embargo, invertir en Mongolia hoy, equivale a haber invertido en Estados Unidos a principios del siglo pasado, en China hace 30 años y en España a mediados de los sesentas o de los ochentas. Las oportunidades de inversión que Mongolia presenta hoy, son comparables con las oportunidades que (entendido desde el enmarco histórico de democracias estables) Kuwait, Qatar y Chile ofrecieron en su día.

Los datos

- País rico en minerales.
– La construcción de minas de calidad mundial acelerará el crecimiento económico.
– Como resultado de la proximidad a China, sus minas de carbón serán proveedoras de bajos costos.
– El crecimiento actual del PIB del 6 al 9%, se acelerará durante los próximos 10 a 20 años.
– Es de cultura trabajadora, ambiciosa y pro-occidental.
– Está ubicada entre China Y Rusia.
- Contiene una extensión 1,56 millones de Km2.
– Es el 19º mayor país del planeta.
– La población es de 2,7 millones.
– Alfabetización: 97,8%
– Edad media: 26 años
– Tiene la menor densidad de población del planeta.
– Capital: Ulaanbaatar
– Sistema político: democracia
– PIB (2010): $5.100 billones
– Renta per cápita $1.900
– PIB acelerará de forma significativa en el futuro.

– Recursos Naturales

Cobre, carbón, molibdeno, latón, tungsteno, oro, plata, fluorita, zinc, plomo.
Agricultura y ganadería –la cachemira de Mongolia es la más fina y mejor del mundo.

- Mina de Oyu Tolgoi (OT)
Oyu Tolgoi es una colaboración conjunta entre Ivanhoe mines y Rio Tinto.
Contiene 40.000 millones de kilos de cobre (precio actual del kilo de cobre $8,5) y 46 millones de onzas de oro (precio actual de una onza de oro $1.500).
Durante la vida productiva de la mina (59 años) tiene prevista una producción anual de 600 millones  de kilos de cobre (4% de la producción global) y 650.000 onzas de oro.
Está prevista para empezar la producción en el 2012. Para ponerla en disposición productiva, la colaboración de ambas compañías habrá invertido un capital de $6.500 millones
Se anticipa que la mina producirá el 30% del PIB de Mongolia. Se espera que vaya a generar miles de puestos directos de trabajo de sueldos altos.

- Mina de Tavan Tolgoi (TT)
Es el mayor y menos explotado distrito minero del mundo –contiene más de 6.000 millones de toneladas de carbón.
Está cerca a la frontera de China.
Este proyecto que requerirá una inversión de miles de millones de dólares, está previsto que comience en el 2011 –una vez que el gobierno elija a una de las 6 grandes compañías internacionales que se presentaron al concurso.
Inmenso potencial anual de producción y recursos.
TT es la más grande de muchas minas de alta calidad de carbón en varias etapas de proyecto de planificación en Mongolia.

 


La gran ventaja competitiva de Mongolia con respecto a otros productores como Australia, Estados Unidos, Suráfrica, Canadá y otros países africanos y del oriente medio – y que la convierte en tan atractiva inversión- es que en el caso que Rusia y China por H o por B sufrieran una ralentización significativa en su tasa de crecimiento o incluso (difícilmente) dejaran de crecer, el carbón, el petróleo el cobre etc… que China de cualquier manera importa para suplir las necesidades de su incontable ciudadanía, simplemente por causas de logística y costes de transportes de las mercancías citadas. Mongolia competiría tanto en precio como en rapidez de entrega puesto que los dos países son vecinos y grandes consumidores de metales básicos y productos energéticos.

Uno de los potenciales peligros de invertir en Mongolia es que pudiera ser que a los golosos chinos se les haga la boca agua y quieran reclamar lo que no es suyo; como lo hicieron hace 300 años. Para evitar los riesgos que invertir en un solo país contrae, es recomendable no volcarse de cajón y comedir los porcentajes de capital que uno está dispuesto a arriesgar y, si fuera necesario, perder.

En el capítulo de la semana que viene os contaré acerca del gurú (es uno de nuestros gurús) que junto con otros (también de nuestros gurús), en vista de lo que ellos consideran “la oportunidad de una vida,” han formado una compañía que, en relación con el artículo de la semana pasada pero no literalmente, se dedica a vender picos y palas, etc. a los busca fortunas de los que también comenté la semana pasada, y también a los mongoles que en poco tendrán tanto dinero que no sabrán qué hacer con él. Por eso os contaba que la inversión no está relacionada con los metales preciosos.

Por causa de la sobre extensión de esta esquela y por otras razones felices, como veréis arriba, los datos acerca de Mongolia, que son muchos y muy interesantes y que forman parte integral para la comprensión de este artículo, los dejo en blanco y os los debo — los colocaremos o bien el sábado o el domingo en este mismo artículo. ¿Tienes Picos Y Palas?

 

Por último, quiero mandar saludos a tantísimos lectores latinoamericanos que nos visitan y por supuesto también a los españoles y al resto de los lectores hispano parlantes que nos leen en Estados Unidos, Brasil y Rusia. Para que podáis seguir beneficiándoos de las ventajas que esta página ofrece y otras nuevas que ofrecerá, es recomendable que os subscribáis (Gratis). Vuestro correo electrónico y otros datos, no serán ni prestados ni compartidos con nadie. Podéis estar absolutamente seguros de que el respeto a la privacidad de nuestros lectores es para nosotros un mandamiento, más que una ley.

 

Muy especialmente les deseo la enhorabuena y mucha felicidad a nuestra editora, Carmen y a nuestro informático, Javi que son los que hacen todo esto posible, y se casan mañana, viernes.