El Segundero del Tictac de la Verdad

Escrito por Antolín Pincha aquí para preguntar

16 de septiembre 2011

Muchas veces he escrito y vociferado acerca del irremediablemente amargo desenlace de la crisis europea y estadounidense y del agujero negro que a ambas engulle hacia el remolino de los abismos. También he acusado a todas las clases políticas de falta de disciplina fiscal y pragmatismo. Pues bien, finalmente recibo una mano de ayuda de parte del chino Li Daikui, consejero con antigüedad del Banco Central de China (BCC). Li Daikui, ofrece a occidente docenas de trillones de liquidez, la cual sería materializada por parte de China y de los amigos de esta que disponen de la liquidez necesaria para sacar al mundo occidental de los aprietos en que se encuentra. Sin embargo, no ofrece dádivas sino “prestamos respaldados por responsabilidad y medidas claras de pragmatismo político y fiscal,” aparte de otras demandas referidas a la concesión a China de “estatus de economía de mercado ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).” A la hora de resolver potenciales disputas comerciales con Europa frente a la OMC, dicho estatus ayudaría favorablemente a China.

En cuanto a la crisis europea -como ahora se le llama puesto que ha dejado de ser la crisis periférica para convertirse en lo que siempre fue – existe una posibilidad, aunque remota, que los principales actores del mundo al verse amenazados por la oscura sombra que se desplomaría sobre el planeta, si el euro se viniera abajo de forma desordenada, llegaran a un acuerdo. El acuerdo pudiera ser que el Banco Central Europeo después de acceder a la bancarrota de Grecia garantice la deuda de toda la banca europea. Sin embargo, el BCE no dispone ni de los dineros ni de los mecanismos necesarios para garantizar tan gigantesca promesa hasta que la constitución europea pueda ser enmendada y modificada. La gambeta pudiera ser que el Banco Central de los Estados Unidos (la FED) y el Banco Central de China (BCC) intervinieran conjuntamente para temporalmente garantizar la garantía dada por el BCE. Grandes son los obstáculos para llegar a este punto pero más grandes son los intereses de por medio y las consecuencias del fracaso.

Lo citado en el párrafo anterior daría por terminada la crisis de una vez pero no por todas. No por todas a causa de los problemas sistémicos de occidente causados por las excesivas concesiones sociales y otras panaceas concedidas durante los tiempos de la euforia infinita. No por todas por la deuda, la falta de crecimiento, el envejecimiento demográfico, el desempleo, la lacra de la inflación* que inevitablemente se avecina a causa del excesivo uso de las imprentas de dinero en occidente, la miopía de los gobiernos y el egoísmo de muchos. No por todas por el envejecimiento y retiro de la innovadora “generación de la postguerra (Baby Boom generation– la mayor explosión de nacimientos en la historia de la humanidad que ahora comienza a ceder su pasado contributivo y consumista para cambiarlo por un presente y futuro retribuido y pasivo).”

Nuestra generación (Baby Boom) será juzgada quizás por nuestros biznietos* y podría ser que después de sopesar lo bueno contra lo malo, aunque no me corresponde la labor de juez ni de impartir veredicto, me predispongo a pensar que la historia no será benigna con nuestra generación –principalmente porque a través de los años hemos meta-morfado desde el idealismo idílico de los 60s al materialismo exponencial y egoísta que comenzó en los 80s (que aún continua) y que amenaza consecuencias medioambientales graves para el planeta de nuestras descendencias. Perdón por la digresión.

Por lo aquí citado y por alguna otra cosa que falta, la crisis que estamos viviendo desde hace tres años, no es sino la parte visible del iceberg que hundió al Titanic. Unos pensarán que soy pesimista y otros que soy realista. Por mi parte os aseguro que me considero optimista y para el beneficio de mi descendencia y de la vuestra, me gustaría equivocarme. Hasta ahora este no ha sido el caso, y me temo que tampoco lo será en el futuro del que os he comentado -tic tac… tic tac… tic tac…

Finalmente, al igual que precisé el 10 de julio cuando escribí la Tendencia Actual de la Bolsa, quiero exponer brevemente la orientación de la brújula de los mercados que vislumbro en este nuevo tramo que se aproxima: Durante un periodo de tiempo que por lo que ahora se entrevé podría durar entre dos y cuatro meses la tendencia de las bolsas debería ser alcista. Esta tendencia alcista, aún usando catalejo de alta definición, podría ser la última tendencia alcista medio-duradera que se puede distinguir durante un largo periodo de tiempo.

Es mi credo que durante la reunión que Bernanke tendrá con sus lugartenientes de las FEDs regionales de los Estados Unidos el día 21 y 22 de este mes, estos diseñarán una estratagema alquimia de grandes proporciones en lo que se refiere a proporcionar liquidez a la economía. La FED Imprimirá dinero para suprimir los tipos de renta fija de tal forma que los trillones invertidos en bonos del tesoro de los Estados Unidos sean forzados a buscar rendimiento y refugio en renta variable  – imprimirán a lo grande, o sea Q3 (relajación cuantitativa 3) pero súper-vitaminado. Como he dicho en otras ocasiones, los mercados de valores que gustan de llorar por la teta de la FED, se afiliarán al estado de euforia y subirán para llegar cerca del pico de la cima del 2007 pero sin llegar a tocarla –esa es mi opinión.

Sin embargo, El Señor de los Anillos (experto en finanzas, derivativos; conoce a fondo los oscuros recovecos de las pestilentes alcantarillas financieras) opina casi lo contrario. Dice que la relajación cuantitativa 3 (Q3) será simplemente un intercambio que realizará la hoja de balance de la FED. Simplemente venderá los bonos del tesoro a plazos cortos que obtuvo durante el Q1 y el Q2 para comprar bonos de caducidad a largo plazo. Comprando bonos de 10 y 30 años de caducidad bajaría los tipos de esos bonos y obligaría a esos inversores a salir a buscarse rendimientos en mejores pastos. Lo cual, en teoría, estimularía la economía y mejoraría la situación del desempleo. La conclusión de El Señor de los Anillos es que el intercambio de activos por parte de la FED no requeriría imprimir dinero nuevo sino que sería un intercambio de activos.

También, sin embargo, por mucho que respeto la inteligencia, conocimientos y visión de El Señor de los Anillos, no cambio mi opinión en cuanto a la orientación de los mercados que mi brújula divisa. La diferencia es que si El Señor de los Anillos tuviera razón, la reacción de los mercados no sería dramática sino trágica. La violencia tanto en profundidad de bajada como en el plazo de tiempo de la misma sería tan colosal que obligaría a la FED a una reunión de emergencia para reconsiderar que, por ponerlo de manera exagerada, cada ciudadano utilice su propia impresora e imprima todo el dinero que le dé la gana. A partir de ahí,  los mercados treparían desde la profundidad de los valles de la imaginada situación (si ocurriera, sería en octubre) hasta las cimas de enero. A partir de allí, cuando los mercados perciban que la teta se va secando y que el Q3 al igual que el Q1 y el Q2 no funcionó, entraremos en nuevas crisis y en nuevos berrinches de teta – para divisar lo que hay detrás de aquel monte, tenemos que llegar a él.

Por ahora os dejo para que reflexionéis acerca de mi opinión y de la de El Señor de los Anillos. Si tengo razón yo, aunque tan solo por un tiempo, seremos felices. Si tiene razón él, antes de alcanzar la felicidad temporal, hemos de sudar la gota negra, la dorada y la plateada también.

La semana que viene os explicaré y aportaré pruebas de (entre muchas razones) cual es la verdadera razón por la que el oro y la plata están subiendo. También explicaré cuando dejará de hacerlo ¿Tienes oro?

*La principal razón de que Alemania teme la inflación y que se oponga a un euro diluido es que todos los alemanes tienen memoria histórica y saben de buena mano que el auge político de Hitler fue alimentado por la desesperación que la hiperinflación sembró después de la primera guerra mundial en un país que para mandar una carta por correo el sello costaba un millón de marcos que tenían que ser acarreados en una carretilla de la construcción. Otra anécdota real es que en los bares a la hora de pedir una segunda ronda de cerveza, esta costaba considerablemente más que la primera.

*Quizás seamos juzgados por los biznietos de sus tataranietos. Un famoso dicho chino apunta que “es demasiado temprano para determinar las consecuencias de la revolución francesa.”